sábado, 21 de mayo de 2016

Quién es tu ángel, cómo sentirlo... III



Quién es tu ángel, cómo sentirlo... III

Querida Alma Luminosa, al principio no es simple sentir que el Ángel es un amigo que nos ama con un Amor infinito, que nos toma de la mano y dulcemente nos acompaña en el camino, en cada instante de la vida.

Esto ocurre porque no lo vemos, no sentimos Su presencia, porque la mente crea muchas dificultades, obstáculos y nos sugiere que el Ángel no existe, que es fruto de la imaginación, de las ilusiones, que quien habla es el inconsciente, el Ser Superior o el Maestro interno.

Quizás nos han enseñado a tener una actitud de ‘sacralidad’, que no nos permite relacionarnos con el Ángel como con un Amigo.

Esto también me ha ocurrido, pero por suerte mi Ángel, con paciencia infinita, me ha ayudado a superar esta dificultad y me ha enseñado a dirigirme a Él como lo hacen los niños, que se dirigen a todos con la misma sencillez.

Así me ha sido fácil sentir que Él realmente es mi ‘Amigo especial’, que me ama como soy, que me pide sólo de amarlo, de tenderle la mano para facilitarle la tarea de acompañarme en mi Camino.

Cuando me olvidaba de Su presencia, Él me sonreía. Cuando no le tendía la mano, porque estaba distraída por tristezas y dolores, Él continuaba a sonreírme.

Ha sido Su Amor incondicional, ha sido la comprensión continua, la compasión total, la dulzura maravillosa, la inmensa ternura, la infinita paciencia que mi Ángel me ha regalado que han hecho que me ‘enamore’ de Él.

Enamorándome de Él, me he enamorado del Amor, de la Luz, todo se ha convertido en una magia. Y ahora nunca más quito mi mano de la Suya, permanezco junto a Él ininterrumpidamente.

No temas, no te entristezcas cuando tu Ángel te parece lejano, en ese momento más que nunca está tomándote en brazos, está junto a ti, espera que vuelvas a Él.

La tristeza, el dolor, la desesperación, las ilusiones, hacen que nos alejemos de Ellos, nunca Ellos de nosotros.

Tu Ángel estará siempre allí, con los brazos abiertos, esperando que vuelvas, para tranquilizarte cuanto tengas temor de algo, para hacerte sentir aún más Su Amor cuando te des cuenta de haberte equivocado, cuando comprendas de no haber actuado como un Alma Luminosa.

Él no te juzga, no te reprocha y con Amor te ayuda a comprender que las equivocaciones, las caídas, los olvidos y todo lo que puede crear sentimientos de culpa, son experiencias, lecciones, que enseñan siempre algo y que nos llevan a tener, frente a los demás, Su misma compasión, Su mismo no prejuicio, Su mismo Amor incondicional.

Con Él a tu lado, puedes aprender a tener hacia ti y hacia los demás la misma compasión que Él tiene por ti, la compresión que él tiene por ti, Su Amor inmenso, Su falta total de prejuicio, Su infinita paciencia.

Olvidarás qué son los sentimientos de culpa, aceptarás a todos así como son, recordando que son Destellos Divinos, Almas Luminosas, Hijos de la Luz.

Verás cada cosa como expresión de Luz y amarás de manera nueva todo, a todos y a ti misma.

Este es el Amor de los Ángeles, el Amor nuevo que los Ángeles nos enseñan, el Amor que podemos esparcir alrededor nuestro.

Dulce Alma Luminosa, responde con ternura a las dudas de la mente, diciéndole que tu Ángel existe, que ahora eliges dejarte guiar, acompañar por Él. Pide a la mente de alejarse, para permitir al corazón de sentir tu Ángel, a los ojos del Alma de ver tu Ángel.

Con la simplicidad de los niños, habla a tu Ángel como si fuera el amigo más querido, ese gran amigo que puede donarte todo aquello que un papá, una mamá, un amigo verdadero pueden darte. En Él puedes encontrar el recibimiento, la delicadeza, la dulzura, la ternura de una mamá, puedes encontrar la protección, la fuerza, la seguridad de un papá, puedes encontrar la dedicación de un amigo verdadero, que cualquier cosa tú hagas o digas, te ve sólo como un Alma Luminosa.

Tu Ángel te enseñará la Sabiduría de la Luz, del Amor, así amarás todo y a todos, serás feliz de caminar junto a quienquiera caminar contigo hacia la Luz, el Amor, pero no necesitarás nada ni nadie.

Ésta es la magia que conocerás junto a tu Ángel: amarás todo, amarás a todos, por el placer de amar, de ayudar, de donar, de hacer felices a las personas que están junto a ti, que encuentras en tu camino, pero no necesitarás de estas personas, y la ausencia de la necesidad te hará amar de manera incondicional.

Amar sin condiciones significa amar a la persona tal como es en ese momento, independientemente del su Credo, de su pensamiento, del su actuar, de dónde se encuentra, de sus decisiones.

Y cuando esta persona ha caminado suficientemente junto a ti, ha recibido todo aquello que deseaba recibir, sabrás dejarla ir libre por su camino, continuar por su sendero, vivir su vida, alcanzar su meta, sin sentir remordimientos, desapego, sino sólo el Amor que acompaña.

Enamorándote de tu Ángel, estarás enamorada de la Vida, estarás enamorada de la Luz, del Amor, amarás por el placer de amar, donarás por el placer de donar, sin esperar nada a cambio, sin pretensiones, te amarás a ti mismo de manera justa.

Sentirás que la única cosa importante de la vida es amar, es donar, no es recibir, ser amados... de esta manera el recibir y el ser amado será una consecuencia natural de dar, de amar.

Vivirás en la Luz y para la Luz, vivirás en el Amor y para el Amor.



Extraído del libro: Tu mano en la Mía
Autora: Satya
www.suonidiluce.com/es
 

http://trabajadoresdelaluz.com.ar/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...