viernes, 12 de junio de 2015

Un Curso de Milagros


Lección 163.
"LA MUERTE NO EXISTE. EL HIJO DE DIOS ES LIBRE.
1. La muerte es un pensamiento que adopta muchas formas, las cuales a menudo no se reconocen. La muerte puede manifestarse en forma de tristeza, miedo, ansiedad o duda; en forma de ira, falta de fe y desconfianza; preocupación por el cuerpo, envidia, así como en todas aquellas formas en las que el deseo de ser como no eres pueda venir a tentarte. Todos ésos pensamientos no son sino reflejos de la veneración que se le rinde a la muerte como salvadora y portadora de la liberación.
2. En cuanto que encarnación del miedo, anfitrión del pecado, dios de los culpables y señor de toda ilusión y engaño, el pensa­miento de la muerte parece ser muy poderoso. Pues parece ence­rrar a todas las cosas vivientes en sus marchitas manos y a todos los deseos y esperanzas en su puño funesto, así como percibir toda meta únicamente a través de sus ojos invidentes. Los débi­les, los indefensos, así como los enfermos se postran ante su ima­gen, al pensar que sólo ella es real, inescapable y digna de su confianza. Pues la muerte es lo único que inevitablemente llegará.
3. Todas las cosas excepto la muerte parecen ser inciertas y per­derse demasiado pronto independientemente de cuán difícil haya sido adquirirlas, aNinguna de ellas parece ofrecernos seguridad con respecto a lo que nos ha de brindar, y son propensas a defrau­dar las esperanzas que una vez nos hicieron abrigar y a dejar tras sí un mal sabor de boca, en lugar de aspiraciones y sueños. 2Pero con la muerte se puede contar. Pues vendrá con pasos firmes cuando haya llegado su hora: Jamás cesará de tomar todo lo que tiene vida como rehén.
4. ¿Te postrarías ante ídolos como éste? Aquí la fortaleza y el poderío de Dios Mismo se perciben dentro de un ídolo hecho de barro. Aquí se proclama que lo opuesto a Dios es señor de toda la creación, más fuerte que la Voluntad de Dios por la vida, o que la infinitud del amor y la perfecta e inmutable constancia del Cielo. Aquí por fin se derrota la Voluntad del Padre y del Hijo; y se entierra bajo la lápida que la muerte ha colocado sobre el cuerpo del santo Hijo de Dios.
5. Impío ahora debido a la derrota, el Hijo de Dios se ha convertido en lo que la muerte quiere hacer de él. En su epitafio, que la propia muerte ha escrito, no se menciona su nombre, pues ha pasado a ser polvo. En él sólo se menciona lo siguiente: “Aquí yace un testigo de que Dios ha muerto”. Y esto es lo que la muerte escribe una y otra vez, mientras sus veneradores asienten, y, postrándose con sus frentes en el suelo, susurran llenas de miedo que así es.
6. Es posible venerar a la muerte en cualquiera de las formas que adopta, y al mismo tiempo seleccionar unas cuantas que no favoreces y que incluso deseas evitar, mientras sigues creyendo en el resto. Pues la muerte es total. Bien todas las cosas mueren, o bien todas viven y no pueden morir. En esto no hay términos medios. Pues aquí nos encontramos de nuevo ante algo que es obvio y que debemos aceptar si queremos gozar de cordura: lo que contradice totalmente un pensamiento no puede ser verdad, a menos que se haya demostrado la falsedad de su opuesto.
7. La idea de que Dios ha muerto es algo tan descabellado que incluso a los dementes les resulta difícil creerlo. Pues implica que Dios estuvo vivo una vez y que de alguna manera murió, aparentemente asesinado por aquellos que no querian que sobreviviese. Al ser la voluntad de éstos más fuerte, pudo vencer a la Suya, y, de esta manera, la vida eterna sucumbió ante la muerte. Y al morir el Padre, murió también el Hijo.
8. Puede que los que veneral la muerte tengan miedo. Sin embargo, ¿pueden ser realmente temibles estos pensamientos?. Si se diesen cuenta de que eso es lo que creen, se liberarían de inmediato. Éstos es lo que tú les vas a mostrar hoy. La muerte no existe, y renunciamos a ella en todas sus formas, por la salvación de ellos, así como por la nuestra. Dios no creó la muerte. Cualquier forma que adopte, por lo tanto, tiene que ser una ilusión. Ésta es la postura que hoy adoptamos. Y se nos concede poder mirar allende la muerte, y ver la vida que se encuentra más allá.
9. Padre nuestro, bendice hoy nuestros ojos. Somos Tus emisarios, y deseamos contemplar el glorioso reflejo de Tu Amor que refulge en todas las cosas. Vivimos y nos movemos únicamente en Ti. No estamos separados de Tu Vida Eterna.La muerte no existe, pues la muerte no es Tu Voluntad. Y moramos allí donde Tú nos ubicaste, en la vida que compartimos Contigo y con toda cosa viviente, para ser como Tú y parte de Ti para siempre. Aceptamos Tus Pensamientos como nuestros, y nuestra voluntad es Una con la Tuya eternamente. Amén
Angel Pastor
Ilustración de Imagenes Angeles Rivera.

jueves, 11 de junio de 2015

Un Curso de Milagros



Lección 162.
"SOY TAL COMO DIOS ME CREÓ."
1. Sólo con que mantuvieses este pensamiento fijo en la mente, el mundo se salvaría. Lo repetiremos de vez en cuando, según vayamos alcanzando nuevos niveles en nuestro aprendizaje. Y a medida que avances tendrá cada vez más significado para ti.Estas palabras son sagradas, pues son las palabras que Dios dio como respuesta al mundo que tú construiste. Con ellas éste de­saparece, y todo lo que se ve en sus brumosas nubes y vanas ilusiones se desvanece cuando se pronuncian estas palabras, pues proceden de Dios.
2. He aquí la Palabra mediante la cual el Hijo se convirtió en la felicidad de Su Padre, en Su Amor y en Su compleción. He aquí donde se proclama la creación y donde se honra tal como es. No hay sueño que no se disipe con estas palabras; no hay pensa­miento de pecado o ilusión en dicho sueño que no se desvanezca ante su poder. Estas palabras son la trompeta del despertar que resuena por todo el mundo. Los muertos despiertan en res­puesta a su llamada. Y los que viven y oyen este sonido jamás verán la muerte.
3. Santo es en verdad aquel que hace suyas estas palabras; que se levanta con ellas en su mente, las recuerda a lo largo del día, y por la noche se las lleva consigo al irse a dormir. Sus sueños son felices y su descanso está asegurado, su seguridad es indudable y su cuerpo goza de perfecta salud porque duerme y despierta con la verdad ante sí en todo momento. Salvará al mundo porque le da a éste lo que él mismo recibe cada vez que practica las palabras de la verdad.
4. Nuestra práctica de hoy es muy simple. Pues las palabras que utilizamos son poderosas y no necesitan pensamientos adiciona­les para poder producir un cambio en la mente de aquel que las utiliza. Este cambio es tan absoluto, que ahora dicha mente se convierte en la tesorería en la que Dios deposita todos Sus dones y todo Su Amor, para que sean distribuidos por todo el mundo, se multipliquen al darse y se conserven intactos porque su com­partir es ilimitado. Y así aprendes a pensar con Dios. La visión de Cristo ha restaurado tu vista al haber rescatado tu mente.
5. Hoy te honramos a ti. Tienes derecho a la perfecta santidad que ahora aceptas. Con esta aceptación todo el mundo se salva, pues, ¿quién seguiría abrigando el pecado cuando una santidad como ésta ha bendecido al mundo? ¿Quién podría desesperarse cuando la perfecta dicha es suya y está al alcance de todos como remedio para el pesar y la miseria, para toda sensación de perdida y para escapar totalmente del pecado y la culpabilidad?
6. Y ¿quién no sería ahora un hermano para ti, al ser tú su salva­dor y redentor? 2¿Quién no te abriría su corazón amorosamente, ansioso de unirse a uno que es tan santo como él? Tú eres tal como Dios te creó. Estas palabras disipan la noche, y ya no hay más oscuridad. La luz ha venido hoy a bendecir el mundo. Pues tú has reconocido al Hijo de Dios, y en ese reconocimiento radica el del mundo.
Angel Pastor

Ilustrado con Imagenes de Angeles Rivera

Un Curso de Milagros


Lección 161.
"DAME TU BENDICIÓN, SANTO HIJO DE DIOS:"
1. Hoy vamos a practicar de manera diferente, y a pronunciarnos en contra de nuestra ira de modo que nuestros temores puedan desaparecer y darle cabida al amor. He aquí la salvación, en las simples palabras con las que practicamos la idea de hoy. He aquí la respuesta a toda tentación, pues jamás puede dejar de darle la bienvenida al Cristo allí donde antes imperaban la ira y el miedo. Aquí se consuma la Expiación, el mundo se transpone sin riesgo alguno y el Cielo queda restaurado. He aquí la respuesta que te da la Voz que habla por Dios.
2. La condición natural de la mente es una de abstracción total. Mas una parte de ella se ha vuelto antinatural. No ve todo como si fuese uno solo, 4sino que ve únicamente fragmentos del todo, pues sólo de esa manera puede forjar el mundo parcial que tú ves. El propósito de la vista es mostrarte aquello que deseas ver. Todo lo que oyes le trae a la mente únicamente los sonidos que ésta desea oír.
3. Así fue como surgió lo concreto.Y ahora son las cosas concre­tas las que tenemos que usar en nuestras prácticas. Se las entre­gamos al Espíritu Santo, de manera que Él las pueda utilizar para un propósito diferente del que nosotros les conferimos. Él sólo se puede valer, para instruirnos, de lo que nosotros hicimos, pero desde una perspectiva diferente, a fin de que podamos ver otro propósito en todo.
4. Un hermano es todos los hermanos. Y en cada mente se encuentran todas las mentes, pues todas las mentes son una. Ésta es la verdad. 4No obstante, ¿aclaran estos pensamientos el signifi­cado de la creación? ¿Te brindan estas palabras perfecta claridad?¿Qué parecen ser sino sonidos huecos; bellos tal vez, correctos en el sentimiento que expresan aunque fundamentalmente incom­prendidos e incomprensibles? La mente que se enseñó a sí misma a pensar de manera concreta ya no puede aprehender la abstrac­ción en el sentido del abarcamiento total que ésta representa. Necesitamos poder ver un poco para poder aprender mucho.
5. Nos parece que es el cuerpo el que coarta nuestra libertad, el que nos hace sufrir y el que finalmente acaba con nuestras vidas. Sin embargo, los cuerpos no son sino símbolos de una forma específica de miedo. El miedo desprovisto de símbolos no suscita respuesta alguna, pues los símbolos pueden representar lo que no tiene sentido. El amor, al ser verdad, no tiene necesidad de símbolos. Pero el miedo, al ser falso, se aferra a lo concreto.
6. Los cuerpos atacan; las mentes no. Este pensamiento nos hace pensar sin duda en el texto, en el que se subraya con frecuencia. Ésta es la razón por la que los cuerpos se convierten tan fácilmente en símbolos del miedo. Se te ha instado en innumerables ocasiones a que mires más allá del cuerpo, pues lo que éste ve es el símbolo del "enemigo" del amor que la visión de Cristo no ve. El cuerpo es el blanco del ataque, ya que nadie piensa que lo que odia sea una mente. Sin embargo, ¿qué otra cosa sino la mente le ordena al cuerpo a que ataque? ¿Qué otra cosa podría ser la sede del miedo sino lo que piensa en el miedo?
7. El odio es algo concreto. Tiene que tener un blanco. Tiene que percibir un enemigo de tal forma que éste se pueda tocar, ver, oír y finalmente matar. Cuando el odio se posa sobre algo, exige su muerte tan inequívocamente como la Voz de Dios proclama que la muerte no existe. El miedo es insaciable y consume todo cuanto sus ojos contemplan, y al verse a sí mismo en todo, se siente impulsado a volverse contra sí mismo y destruirse.
8. Quien ve a un hermano como un cuerpo lo está viendo como el símbolo del miedo. Y lo atacará, pues lo que contempla es su propio miedo proyectado fuera de sí mismo, listo para atacar, y pidiendo a gritos volver a unirse a él otra vez: No subestimes la intensidad de la furia que puede producir el miedo que ha sido proyectado. Chilla de rabia y da zarpazos en el aire deseando frenéticamente echarle mano a su hacedor y devorarlo.
9. Esto es lo que contemplan los ojos del cuerpo en uno que el Cielo tiene en gran estima, los ángeles aman y Dios creó perfecto. Ésta es su realidad. Y en la visión de Cristo su hermosura se ve reflejada de una manera tan santa y tan bella que apenas podrías contener el impulso de arrodillarte a sus pies. Mas en lugar de ello tomarás su mano, pues tú eres semejante a él en la visión que lo ve así. El ataque que lanzas contra él es lo que es tu enemigo, pues te impide percibir que en sus manos está tu salvación. Pídele únicamente eso y él te la dará. No le pidas que sea el símbolo de tu miedo. ¿Pedirías acaso que el amor se destruyese a si a mismo? ¿O preferirías que te fuese revelado y que te liberase?
10. Hoy vamos a practicar de una manera que ya hemos intentado antes. Ya estás más preparado, y hoy te acercarás más a la visión de Cristo. Si te propones alcanzarla, hoy lo lograrás. Y una vez que la hayas alcanzado, no estarás dispuesto a aceptar los testi­gos que convocan los ojos del cuerpo. Lo que verás te traerá con su cántico el recuerdo de melodías ancestrales. El Cielo no se ha olvidado de ti. ¿No te gustaría acordarte de él?
11. Selecciona a un hermano para que sea el símbolo de los demás y pídele la salvación. Visualízalo primero tan claramente como puedas, de la misma manera en que estás acostumbrado a verlo. Observa su rostro, sus manos, sus pies, su ropa. Obsérvalo son­reír, y ve los gestos que le has visto hacer tan a menudo que ya te resultan familiares. Luego piensa en esto: lo que estás viendo ahora te impide ver a aquel que te puede perdonar todos tus pecados, arrancar con sus sagradas manos los clavos que atravie­san las tuyas y quitar de tu ensangrentada frente la corona de espinas que tú mismo te pusiste. Pídele lo siguiente para que él pueda liberarte:
Dame tu bendición, santo Hijo de Dios. 
Quiero con­templarte con los ojos de Cristo, y ver en ti mi perfecta impecabilidad.
12. Y Aquel a Quien has invocado te responderá. Pues oirá en ti la Voz que habla por Dios y te responderá con la tuya. Contempla ahora a aquel que tan sólo habías visto como carne y hueso, y reconoce que Cristo ha venido a ti. La idea de hoy es la manera de escaparte del miedo y de la ira. Cerciórate de repetirla inmediatamente en caso de sentir la tentación de atacar a un hermano y de percibir en él el símbolo de tu miedo. Y lo verás cambiar súbitamente de enemigo a salvador; de demonio al Cristo.
Angel Pastor
Ilustración de Imagenes de Angeles Rivera.

Cambia tu vida: Haz contrataciones en el Reino Espiritual




Cambia tu vida: Haz contrataciones en el Reino Espiritual
El siguiente es un fragmento del libro "Pon el Cielo a Trabajar" de Jean Slatter, quien de una manera sencilla y simpática nos enseña a involucrar a los ángeles del  Reino Espiritual en nuestras vidas para lograr nuestros objetivos, ellos están para ayudarnos, pues tomemos esa ayuda con todo amor.
A modo de diversión, imagina que el mundo espiritual es tan diverso y variado como nuestro mundo físico. Imagina que en él existen todas las personalidades, los estilos, las destrezas, los intereses, las motivaciones, los talentos y los recursos que tenemos los humanos. Por ejemplo, aquí en la Tierra encontramos personas con todo tipo de rasgos de personalidad. Algunas son graciosas, otras son analíticas, las hay espontáneas o asertivas, y también eficientes. Hay gente que posee todos los talentos y las habilidades concebibles. Algunos son maestros excepcionales, otros negociadores, jardineros, consejeros o cuidadores de niños.
Imagina ahora que todas las características y los trabajos mencionados también existen en la dimensión no física, y que cada tema o materia tiene una contrapartida en el Reino Espiritual.
La ciencia, las matemáticas, el arte, la música, la filosofía, la construcción y cualquier otra disciplina tienen dobles espirituales. A todo talento o a toda habilidad que exista en la Tierra, le corresponde una energía no física.
A continuación, imagina que todo este Universo de expertos y atributos celestiales está a tu disposición con sólo pedirlo. Imagina que los Espíritus de la Creación están preparados para ayudarte a crear tu propio mundo. Recuerda que no solamente tienes el poder de hacer que la creatividad fluya a través de ti, sino que es tu derecho divino, es incluso una misión divina.
Yo ya he comprobado que lo que acabo de describir es cierto. ¿Cómo podría esta realidad cambiar tu vida? ¿Qué pasaría si todas estas habilidades, características y talentos estuvieran realmente al alcance de tu mano?
Las Páginas Amarillas del Universo
Vamos a ir todavía un poco más lejos imaginando que todos nosotros tenemos acceso a la versión completa de las Páginas Amarillas del Universo, las cuales son revisadas cada minuto. La próxima vez que necesites un talento especial o una determinada habilidad, ¡echa a volar tu imaginación! Frente a cualquier proyecto o necesidad, te invito a abrir las Páginas Amarillas del Universo para elegir aquellos profesionales con las habilidades y los conocimientos idóneos para ayudarte.
Si existe aquí en la Tierra un talento o una habilidad, ten por seguro que en las Páginas Amarillas del Universo hay una sección dedicada a ellos. De hecho, aunque jamás hayas oído hablar de alguien con las características o los conocimientos exactos que estás buscando, debes confiar en que en algún lugar del Universo existe precisamente el ser que necesitas, dispuesto a prestarte sus servicios y a la espera de que se lo solicites.
Es muy sencillo trabajar con este concepto porque utiliza un modelo con el que ya estás familiarizado. Tu mente consciente sabe perfectamente cómo contratar a un ayudante a través de las Páginas Amarillas físicas; por lo tanto, imaginar que haces lo mismo en la dimensión no física será también un proceso muy sencillo. De pronto, conectarse con el Espíritu resulta tan factible como cualquier otra tarea.
Tú creas el pensamiento, solicitas el talento, la energía y la habilidad que necesitas y, a continuación, tu petición comienza a materializarse.
Contempla por un momento con qué facilidad las cosas ocupan el lugar que les corresponde, como si estuvieran destinadas a ello. Observa los encuentros casuales que se producen inintencionadamente, como si fueran el guión de una representación teatral. Piensa en esas ocasiones en que sientes el impulso de dirigirte a algún sitio en particular y, cuando te dejas llevar por él, te encuentras en el lugar exacto en el momento oportuno. ¿No sería maravilloso aumentar la frecuencia de estas «sorprendentes coincidencias»? Esto es precisamente lo que puede suceder cada día, si abres las Páginas Amarillas Universales y dejas que el Universo organice y coordine todos los detalles de tus intenciones.
Primero piensa en el Cielo
En el plano físico siempre parece que estamos trabajando con recursos limitados: nunca tenemos suficiente dinero, ni suficiente tiempo, ni suficientes personas o expertos a quienes acudir. Si modificamos nuestra percepción del Universo, estas restricciones dejarán de existir.
Para ello, imagina, simplemente, que tienes todo el dinero, el tiempo y los recursos del mundo para contratar cualquier tipo de ayuda que se te ocurra.
Supongamos que estás organizando un viaje al extranjero. Te animo a que, antes que nada, pienses en la fuente inagotable de recursos celestiales y contrates un agente de viajes espiritual y un coordinador espiritual de actividades para que te ayuden a que tu próximo viaje sea el más placentero que hayas hecho jamás. ¡Pero no te detengas aquí! Recuerda que tus ayudantes invisibles pueden facilitarte cualquier tarea que te propongas. Puedes convocar a un guía turístico espiritual para que te enseñe los sitios más interesantes, a un traductor espiritual para que te ayude a salvar la barrera de un idioma desconocido y a un comediante espiritual para asegurarte de que el viaje sea realmente divertido.
Del mismo modo, si deseas conseguir una nueva casa piensa primero en el Cielo y contrata un agente inmobiliario espiritual. ¿Preparado para conseguir un trabajo mejor. Busca inspiración con la ayuda de un asistente del mundo espiritual que esté especializado en buscar empleos. ¿Buscas un nuevo coche? Contrata a un vendedor de automóviles espiritual. ¿Tienes demasiadas obligaciones? Solicita un ayudante espiritual que te enseñe a administrar tu tiempo. ¿Tienes problemas con tu ordenador? Pide un informático espiritual para que te ayude a resolver el problema.
¿Te sientes intranquilo mientras conduces tu coche por un vecindario que no conoces? Llama al 911 espiritual y solicita una escolta de policía celestial.
¿Empiezas a comprender la idea? Recurriendo a las aptitudes del Universo puedes mejorar cada aspecto de tu vida. La ayuda de lo Divino puede simplificar todo lo que emprendas. ¡Piensa primero en el Cielo, y se lo agradecerás!
Ángeles que esperan que los contrates
Mi guía desea hacerte saber que existen miles de ángeles sin empleo. Nunca consideres que tu problema es demasiado trivial como para solicitar ayuda divina. Tampoco debes pensar que puedes molestar a los asistentes espirituales. ¡No sólo no los incordias, sino que además les ofreces un trabajo! Piensa en el mundo del Espíritu como si fuera alguien con quien puedes hablar de cualquier cosa, o de nada en particular. No hay motivo para darse aires ni para hablar con una voz rígida y formal. El Espíritu te conoce. Sé franco, espontáneo, incluso tonto o ridículo: sé cualquier cosa que te haga sentirte cerca de esa energía increíblemente cálida y amorosa. Debes saber que el Espíritu se siente honrado de que lo incluyas en cada detalle de tu vida. En realidad, ahí es donde encontrarás amor incondicional y al mejor amigo que jamás hayas tenido.
Tarjeta Angel Express
Para que el proceso de contratar ayudantes celestiales sea todavía más divertido, imagina que te han dado una tarjeta de crédito celestial (sin límite de crédito) que es aceptada en todas partes. Está a tu entera disposición y con ella podrás contratar ayudantes invisibles que te auxiliarán a concretar tus sueños y objetivos, tus proyectos, tus relaciones, tu vida laboral y tu diversión del momento.
Las tarjetas Ángel Express, son singulares recordatorios de los abundantes recursos que siempre estarán a tu disposición allí donde vayas. ¡Lleva una en tu cartera y nunca salgas de casa sin ella!
https://compartiendoluzconsol.wordpress.com

miércoles, 10 de junio de 2015

El peligro de tener razón



La porción de Shlaj Lecha es la famosa discusión de los espías. El Creador le dice a Moisés: "Enviar la gente y deben ir a la tierra de Canaán," y Moisés les manda a ir a buscar a la tierra. Regresan y dan un informe negativo, y sabemos que este informe negativo creado todo tipo de oscuridad; los israelitas tuvieron que permanecer en el desierto durante 40 años más a causa de ella. Así que realmente tenemos que entender qué es lo que los espías hicieron que fuera tan mal, y, por lo tanto, qué es lo que necesitamos aprender para las propias vidas de la misma.
El Rambam, Maimónides, cuando comienza la discusión de la porción de esta semana, hace una pregunta muy práctica: ¿qué hicieron los espías hacen mal? Moisés les dijo: "Mira a la tierra, ver lo bueno que es, y ver si las personas que viven en la tierra es fuerte o débil." Les pidió que saber cuántas personas están allí, y cómo viven. Y los espías regresaron y responde a las preguntas de Moisés. Hizo Moisés les envía a volver y estar con él? Les pidió con mucha claridad para ir averiguar sobre la tierra, y ellos regresó y le dijo la verdad; que hicieron exactamente lo que les pedía. Así que, ¿cuál fue el problema?
Una de las primeras lecciones que tenemos que aprender de esto es sobre el peligro de estar en lo correcto; por lo general la mayor caída, el mayor error, es cuando estamos en lo correcto, al igual que los espías eran. Todo lo que ellos regresaron y dijeron que era correcto. Pero lo que se olvidaron es que incluso cuando tienes razón, tienes que dejar una abertura para la Luz del Creador.
Si le preguntas a los espías cuál era su trabajo, ellos decían: "Nuestro trabajo es ir a la tierra de Israel, y como Moisés nos dijo, ver qué tipo de terreno se, ver las personas que viven allí, ver qué tan bien protegidos sus ciudades son, etc. "Pero el Kedushat Levi dice que eso no era realmente su propósito. Dice que el objetivo principal para el que el Creador envió a los espías no era, como ellos pensaban, e incluso al escuchar, mirar el aspecto físico de la tierra. Todo su trabajo era el trabajo espiritual. El Creador le dijo a Moisés para enviar personas espirituales que ir allí para rezar y estudiar, ya través de su trabajo espiritual, despertar a la Luz de los Mundos Superiores a fluir hacia abajo en la tierra física de Israel; como tal, la tierra sería entonces el deseo de todos los hijos de Israel para entrar, y su entrada sería pacífico y perfecto.
Así, vemos aquí que hay dos cosas que suceden. No es lo que los espías pensaron que su trabajo era, y no es lo que realmente era su trabajo ... y vemos que los dos estaban completamente opuesta. Ellos creían, y la historia física permiten creer, que su trabajo consistía en mirar la tierra y la gente y llegar a planes e ideas, cuando en realidad su trabajo consistía en orar, estudiar, y despertar la Luz. Y ese despertar habría hecho la tierra desean los hijos de Israel para entrar en ella. Pero debido a que estaban seguros de que sabían cuál era su trabajo, que perdió todo. Y porque hicieron lo que pensaron que debían hacer, permanecieron durante 40 años en el desierto, y como los cabalistas nos enseñan, el exilio que aún estamos en los tallos de ese error.
Si pensamos en ello, hacemos este error todo el tiempo. Estamos tan seguros de que tenemos una cierta idea clara acerca de lo que estamos destinados a hacer. Pero lo que tenemos que ser despertado a partir de esta parte es que lo más probable es lo que creemos que se supone que debemos hacer no tiene nada que ver con lo que se supone en realidad que hacer, y si estamos obligados a lo que creemos que estamos destinados a do, no sólo nos va a tomar más tiempo para averiguarlo o para hacer lo correcto, pero lo haremos también lío todo.
Así que, con esta perspectiva, si nos fuimos a los espías mientras oraban Shajarit en un apuro, y les pedimos - "¿Por qué estás en un apuro? ¿No crees que deberías revelar Luz? "Ellos dicen:" Sí, es importante para revelar la luz cada mañana, pero Moisés y Dios nos envió aquí por un trabajo muy importante. Tenemos que salir y mirar las ciudades. No podemos perder demasiado tiempo en las oraciones o estudios. "Y veríamos que ponen poco de tiempo y énfasis en lo que su trabajo era en realidad en esos 40 días, centrándose en cambio en lo que ellos pensaban que se les dijo que hacer. Y debido a eso, ellos murieron. Debido a eso, que obligaron a los hijos de Israel de estar en el desierto durante 40 años, y estamos todos todavía pagar por ese error.
Si se piensa en esto por un momento, te das cuenta de lo peligroso que es pensar que sabemos lo que se supone que debemos hacer.
Debido a que los espías "sabían" lo que era su trabajo, lo hicieron el mejor trabajo físico espionaje que podían. Sin embargo, hicieron caso omiso por completo la idea de despertar la Luz, en la tierra, que era el verdadero propósito de su viaje. Es que la apertura de la oscuridad que todavía nos afecta diariamente. Cada día cuando nos despertamos y el plan o pensar que sabemos lo que tenemos que hacer, y que se molesta o molesta cuando no funciona, entonces somos un espía. Cada vez que estamos perturbados por alguien perturbando lo estamos tan seguros que tenemos que hacer, somos un espía. Cada vez nos olvidamos de que lo más probable es lo que tenemos que estar haciendo no es lo que pensamos que estamos haciendo, somos un espía. Y así, perpetuamos la oscuridad y el exilio.
La gran comprensión de tomar distancia de esta porción es, cada mañana, despierta con claridad que hay una gran probabilidad de lo que pensamos que se supone que debemos estar haciendo no es lo que se supone que debemos estar haciendo ese día; tenemos que estar abiertos todo el tiempo a la idea de que lo que pensamos que se supone que debemos estar haciendo hoy en día, este mes, este año, es completamente erróneo. Si nos quedamos abiertos a eso, entonces estaremos revelando la Luz, y la forma en que demostrar que tenemos esta claridad, esta certeza, es si no nos enojamos cuando las cosas estropear nuestros planes o cuando la gente hace cosas que alteran nuestra planes. Y luego, si tenemos la claridad de que nuestro plan probablemente no es la correcta, no tenemos la ira o la falta de alegría cuando no funciona.
Sólo el Creador conoce el plan y lo revela a aquellos que merecen, pero no a través de la sabiduría, el pensamiento o la planificación. Rav Ashlag dice que cuando el Creador ve que una persona es simple en su conexión, en la que él no tiene grandes planes para él mismo, sólo entonces es que él le dio permiso para entrar y ver los grandes secretos del Creador. Por lo tanto, una de las grandes lecciones de los espías nos enseñan en esta porción de Shlaj Lecha es que si prescindimos por completo todos nuestros planes y toda nuestra lógica, entonces el Creador nos mostrará la verdad de lo que estamos destinados a estar haciendo.
Michael Berg.
http://www.michaelberg.net/

Un Curso de Mlagros



LECCIÓN 30
"DIOS ESTÁ EN TODO LO QUE VEO PORQUE DIOS ESTÁ EN MI MENTE."
La idea de hoy es el trampolín a la visión. Por medio de esta idea el mundo se abrirá ante ti, y al contemplarlo verás en él lo que nunca antes habías visto. Y lo que antes veías ya no será ni remotamente visible para ti.
Hoy vamos a intentar un nuevo tipo de "proyección". No vamos a tratar de deshacernos de lo que no nos gusta viéndolo afuera. En lugar de ello, trataremos de ver en el mundo lo que está en nuestras mentes, y lo que deseamos reconocer se encuentra ahí. Así pues, estamos tratando de unirnos a lo que vemos, en vez de mantenerlo separado de nosotros. Ésa es la diferencia fundamental entre la visión y tu manera de ver.
La idea de hoy debe aplicarse tan frecuentemente como sea posible a lo largo del día. Cada vez que tengas un momento, repítela lentamente para tus adentros, mirando a tu alrededor y tratando de comprender que la idea es aplicable a todo lo que ves ahora o podrías ver ahora si estuviese al alcance de tu vista.
La verdadera visión no está limitada por conceptos tales como "cerca" o "lejos". Para que te vayas acostumbrando a esta idea, trata de pensar, a medida que aplicas la idea de hoy, en cosas que estén más allá de tu alcance visual, así como en aquellas que de hecho puedes ver.
La verdadera visión no sólo no está limitada por el espacio ni la distancia, sino que no depende en absoluto de los ojos del cuerpo. La mente es su única fuente. Como ayuda adicional para que te vayas acostumbrando cada vez más a esta idea, dedica varias sesiones de práctica a aplicarla con los ojos cerrados, usando cualquier tema que te venga a la mente, mirando en tu interior en vez de afuera. La idea de hoy es aplicable por igual tanto a lo uno como a lo otro.
Angel Pastor.
Ilustrado con Imagenes de Angeles Rivera.

Un Curso de Milagros




LECCIÓN 29
"DIOS ESTÁ EN TODO LO QUE VEO:"

La idea de hoy explica por qué puedes ver propósito en todo. Explica por qué nada está separado, por sí mismo o en sí mismo. También explica por qué nada de lo que ves tiene significado alguno. De hecho, explica cada una de las ideas que hemos usado hasta ahora, y también todas las subsiguientes. La idea de hoy es el pilar de la visión.
Es probable que a estas alturas te resulte muy difícil entender la idea de hoy. Puede que creas que es tonta, irreverente, insensata, graciosa e incluso censurable. Ciertamente Dios no está en una silla tal como tú la ves. No obstante, ayer subrayamos que una simple mesa comparte el propósito del universo. Y lo que comparte el propósito del universo comparte el propósito de su Creador.
Trata hoy, pues, de comenzar a aprender a mirar a todas las cosas con amor, con aprecio y con una mentalidad abierta. Ahora mismo no las ves. ¿Cómo podrías saber lo que en ellas se encierra? Nada es como a ti te parece que es. Su santo propósito está más allá de tu limitado alcance. Cuando la visión te haya mostrado la santidad que ilumina al mundo, entenderás la idea de hoy perfectamente. Y no entenderás cómo pudo jamás haberte resultado difícil.
Nuestras seis sesiones de práctica, de dos minutos cada una, deben seguir la norma habitual: comienza repitiendo la idea en tu interior y luego aplícala a aquellos objetos seleccionados al azar que estén a tu alrededor, nombrando específicamente cada uno de ellos. Trata de evitar la tendencia a dirigir la selección, que, en el caso de la idea de hoy, puede ser una gran tentación debido a su naturaleza totalmente extraña. Recuerda que cualquier orden que tú intentes imponer le es igualmente extraño a la realidad.
Debes, por lo tanto, evitar al máximo ser tú mismo quien dirige la selección de objetos. Una lista adecuada podría incluir, por ejemplo:
Dios está en este perchero.
Dios está en esta revista.
Dios está en este dedo.
Dios está en esta lámpara.
Dios está en ese cuerpo.
Dios está en esa puerta.
Dios está en esa papelera.
Además de repetir la idea de hoy durante las sesiones de práctica asignadas, repítela como mínimo una vez por hora, mirando lentamente a tu alrededor mientras repites las palabras para tus adentros sin prisa. Por lo menos una o dos veces deberías experimentar una sensación de sosiego mientras haces esto.
Angel Pastor
Ilustrado con Imagenes de Angeles Rivera.

Un Curso de Milagros



LECCIÓN 28
"POR ENCIMA DE TODO QUIERO VER LAS COSAS DE OTRA MANERA: "
Hoy le estamos dando una aplicación realmente concreta a la idea de ayer. En estas sesiones de práctica vas a hacer una serie de compromisos definitivos. El que los cumplas o no en el futuro no es algo que nos concierna ahora. Si al menos estás dispuesto a hacerlos ahora, habrás dado el primer paso en el proceso de cumplirlos. Y todavía estamos en el principio.
Tal vez te preguntes por qué es importante decir, por ejemplo, "Por encima de todo quiero ver esta mesa de otra manera”. De por sí, eso no es importante. Sin embargo, ¿qué existe de por sí? ¿Y qué significa "de por Sí"? Ves a tu alrededor una legión de objetos separados, lo cual significa que en realidad no ves nada. O ves o no ves. Cuando hayas visto una sola cosa de otra manera, verás todas las demás cosas de otra manera también. La luz que veas en cualquiera de ellas será la misma luz que verás en todas ellas.
Cuando dices: "Por encima de todo quiero ver esta mesa de otra manera", estás comprometiéndote a abandonar todas las ideas preconcebidas que tienes acerca de la mesa, y a tener una mente receptiva con respecto a lo que esa mesa es y al propósito que tiene. No la estás definiendo en función del pasado. Estás preguntando qué es, en vez de decírselo. No estás constriñendo su significado a tu reducida experiencia con mesas, ni estás limitando su propósito a tus insignificantes pensamientos personales.
Nadie cuestiona lo que ya ha definido. Y el propósito de estos ejercicios es hacer preguntas y recibir respuestas. Al decir: "Por encima de todo quiero ver esta mesa de otra manera" te estás comprometiendo a ver. Mas no es éste un compromiso exclusivo. Es un compromiso que es aplicable tanto a la mesa como a cualquier otra cosa.
Podrías, de hecho, alcanzar la visión valiéndote sólo de esa mesa, si pudieses abandonar todas tus ideas acerca de ella y mirarla con una mente completamente receptiva. Tiene algo que mostrarte; algo bello, puro y de infinito valor, repleto de felicidad y esperanza. Oculto tras todas las ideas que tienes acerca de ella se encuentra su verdadero propósito, el cual comparte con todo el universo.
Al usar la mesa como un sujeto para la aplicación de la idea de hoy, estás en realidad pidiendo ver cuál es el propósito del universo. Y con cada objeto que uses en tus sesiones de práctica estarás haciendo esa misma petición. Y estarás comprometiéndote con cada uno de ellos a dejar que su propósito te sea revelado, en lugar de imponerles tú tu propio dictamen.
Hoy llevaremos a cabo seis sesiones de práctica de dos minutos cada una, en las que primero debes repetir la idea de hoy, y luego aplicarla a cualquier cosa que veas a tu alrededor. No sólo debes escoger los objetos al azar, sino que, al aplicarles la idea de hoy, debes ser igualmente sincero con todos ellos, intentando reconocer de esta manera la idéntica contribución que cada uno de ellos le presta a tu visión.
Como de costumbre, las aplicaciones deben incluir el nombre del objeto en el que tu mirada se pose, y debes mantener tus ojos sobre él mientras dices:
Por encima de todo quiero ver este(a) _____ de otra manera:
Cada aplicación debe hacerse muy despacio y tan a conciencia como sea posible. No hay prisa.
Angel Pastor
Ilustrado con Imagenes de Angeles Rivera.

martes, 9 de junio de 2015

Un Curso de Milagros



LECCIÓN 27
"POR ENCIMA DE TODO QUIERO VER".
La idea de hoy expresa algo más fuerte que una simple resolución. Le da prioridad a la visión por encima de todos tus demás deseos. Quizá te sientas indeciso con respecto a si usar esta idea o no, debido a que no estás seguro de si eso es lo que realmente quieres. Eso no importa. El propósito de los ejercicios de hoy es aproximar un poco más el momento en que esta idea sea completamente verdadera para ti.
Puede que sientas una gran tentación de creer que se te está pidiendo algún tipo de sacrificio cuando dices que por encima de todo quieres ver. Si te sientes incómodo por la falta de reserva que esta idea entraña, añade:
La visión no le cuesta nada a nadie.
Si el temor a perder algo aún persiste, di además:
Tan sólo puede bendecir.
Necesitas repetir la idea de hoy muchas veces para obtener el máximo beneficio. Se debe repetir por lo menos cada media hora, e incluso más si es posible. Puedes intentarlo cada quince o veinte minutos. Se recomienda que al despertarte o poco después, establezcas un horario fijo según el cual vas a repetir la idea de hoy, y que trates de adherirte a él durante todo el día. No te será difícil hacerlo, aun si estás conversando u ocupado en otra cosa cuando llegue el momento de repetirla. Siempre se puede repetir una frase corta silenciosamente sin que ello interfiera en nada.
Lo que realmente importa es: ¿con qué frecuencia te vas a acordar? ¿Hasta qué punto quieres que esa idea sea verdad? Si contestas una de estas preguntas habrás contestado la otra. Probablemente te saltarás algunas prácticas, o tal vez muchas. No dejes que eso te perturbe, pero sí trata de adherirte al horario establecido de ahí en adelante. Si sientes que una sola vez durante todo el día fuiste completamente sincero al repetir la idea de hoy, puedes estar seguro de que con ello te habrás ahorrado muchos años de esfuerzo.
Angel Pastor.

Un Curso de Milagros



LECCIÓN 26
"MIS PENSAMIENTOS DE ATAQUE ATACAN MI INVULNERABILIDAD."
Seguramente resulta obvio que si puedes ser atacado es que no eres invulnerable.
Ves el ataque como una amenaza real. Esto se debe a que crees que realmente puedes atacar. Y lo que tendría efectos a través tuyo también tiene que tenerlos en ti. Ésta es la ley que en última instancia te salvará, pero de la que ahora estás haciendo un uso indebido. Debes, por lo tanto, aprender a usarla en beneficio de lo que más te conviene en vez de en su contra.
Puesto que no podrás sino proyectar tus pensamientos de ataque, temerás ser atacado. Y si temes ser atacado, es que crees que no eres invulnerable. Los pensamientos de ataque, por lo tanto, hacen que seas vulnerable en tu propia mente, que es donde se encuentran. Los pensamientos de ataque y la invulnerabilidad no pueden aceptarse al unísono, pues se contradicen entre sí.
La idea de hoy introduce el pensamiento de que siempre te atacas a ti mismo primero. Si los pensamientos de ataque entrañan forzosamente la creencia de que eres vulnerable, su efecto no es otro que debilitarte ante tus propios ojos. De este modo, han atacado tu percepción de ti mismo. Y puesto que crees en ellos, ya no puedes creer en ti mismo. Una falsa imagen de ti mismo ha venido a ocupar el lugar de lo que eres.
Practicar con la idea de hoy te ayudará a entender que la vulnerabilidad o la invulnerabilidad son el resultado de tus propios pensamientos. Nada, excepto tus propios pensamientos, puede atacarte. Nada, excepto tus propios pensamientos, puede hacerte pensar que eres vulnerable. Y nada, excepto tus propios pensamientos, puede probarte que esto no es así.
La idea de hoy requiere seis sesiones de práctica. Se deben dedicar dos minutos completos a cada una de ellas, que pueden reducirse a uno en caso de que la incomodidad sea demasiado grande. No deben reducirse a menos de eso.
Comienza cada sesión repitiendo la idea de hoy, luego cierra los ojos y trae de nuevo a la mente aquellas cuestiones aún sin resolver cuyos posibles desenlaces te inquietan. La inquietud puede manifestarse en forma de depresión, ansiedad, ira, una sensación de coacción, miedo, malos presentimientos o preocupación. Cualquier problema aún sin resolver que tienda a reaparecer en tus pensamientos durante el día constituye un sujeto adecuado. No podrás abarcar muchos de ellos en cada sesión de práctica porque se debe dedicar más tiempo del habitual a cada uno de ellos. La idea de hoy debe aplicarse de la siguiente manera:
Primero, nombra la situación:
Estoy preocupado acerca de _____
Luego examina todos los posibles desenlaces que se te hayan ocurrido en conexión con la situación que te hayan causado inquietud, y refiriéndote a cada uno de ellos de manera muy concreta, di lo siguiente:
Temo que lo que pueda ocurrir es que _____
Si has estado haciendo los ejercicios correctamente, deberías haber encontrado cinco o seis posibilidades desagradables para cada una de las situaciones en cuestión, y probablemente más. Es mucho mejor examinar detenidamente unas cuantas situaciones que revisar un número mayor superficialmente. A medida que la lista de los desenlaces que prevés se haga más larga, es probable. que, algunos de ellos, especialmente aquellos que se te ocurran hacia el final, te resulten menos aceptables. Procura, no obstante, en la medida de lo posible, de tratarlos a todos por igual.
Después de que hayas nombrado cada desenlace que temes, di para tus adentros:
Este pensamiento es un ataque contra mí mismo.
Concluye cada sesión de práctica repitiendo una vez más para tus adentros la idea de hoy.
Angel Pastor.

Un Curso de Milagros



LECCIÓN 25
"NO SÉ CUÁL ES EL PROPÓSITO DE NADA:"
Propósito es significado. La idea de hoy explica por qué nada de lo que ves tiene significado. No sabes para qué es. Por consiguiente, no tiene significado para ti. Todo existe para tu beneficio. Para eso es para lo que es; ése es su propósito; ése es su significado. Al reconocer esto, tus objetivos se unifican. Al reconocer esto, lo que ves cobra significado.
Tú percibes al mundo y a todo lo que éste contiene como significativo desde el punto de vista de los objetivos del ego. Éstos objetivos no tienen nada que ver con lo que más te conviene, ya que tú no eres el ego. Esta falsa identificación no te permite entender cuál es el propósito de nada. Consecuentemente, no puedes sino hacer un uso indebido de ello. Cuando creas esto, te esforzarás por retirar los objetivos que le has asignado al mundo, en vez de intentar reforzarlos.
Otra forma de describir los objetivos que ahora percibes es decir que sólo tienen que ver con tus intereses "personales" . Pero puesto que no tienes intereses personales, tus objetivos en realidad no guardan ninguna relación con nada. Al abrigarlos, por lo tanto, no estás abrigando ningún objetivo en absoluto. Por consiguiente, no sabes cuál es el propósito de nada.
Antes de que puedas entender los ejercicios, es necesario un pensamiento adicional. En los niveles más superficiales reconoces el propósito de todas las cosas. Sin embargo, el propósito de algo no se puede entender en esos niveles. Por ejemplo, entiendes que el propósito de un teléfono es hablar con alguien que no se encuentra físicamente en tu proximidad inmediata. Lo que no comprendes es para qué quieres ponerte en contacto con él. Y es eso lo que hace que tu contacto con él sea o no significativo.
Es fundamental para tu aprendizaje que estés dispuesto a renunciar a los objetivos que le has adjudicado a todas las cosas.
Reconocer que dichos objetivos no tienen sentido, en vez de considerarlos como "buenos" o "malos"; es la única manera de lograrlo. La idea de hoy es un paso en esa dirección.
Hoy se requieren seis sesiones de práctica, cada una de dos minutos de duración. Comienza cada sesión repitiendo la idea de hoy lentamente; luego mira a tu alrededor y deja que tu mirada se pose sobre cualquier cosa que te llame la atención, esté lejos o cerca, sea "importante" o "nimia", "humana" o "no humana". Mientras tus ojos descansan sobre cada objeto así seleccionado, di, por ejemplo:
No sé para qué es esa silla.
No sé para qué es ese lápiz.
No sé para qué es esta mano.
Dilo lentamente, sin apartar los ojos del objeto hasta que hayas terminado la frase. Pasa luego al siguiente y aplica la idea de hoy de la misma manera.
Angel Pastor.

Un Curso de Milagros



LECCIÓN 24
"NO PERCIBO LO QUE MÁS ME CONVIENE."
No te das cuenta en ninguna de las situaciones que se presentan ante ti del desenlace que te haría feliz. No tienes, por lo tanto, una pauta por la que regir debidamente tus acciones, ni manera alguna de juzgar sus resultados. Lo que haces está determinado por tu percepción de la situación de que se trate, y esa percepción es errónea. Es inevitable, pues, que nada de lo que hagas sea en beneficio de lo que más te conviene. No obstante, lo que más te conviene constituye tu único objetivo en toda situación que se perciba correctamente. De lo contrario, te resultará imposible reconocerlo.
Si te dieses cuenta de que en realidad no percibes lo que más te conviene, se te podría enseñar lo que ello es. Pero como estás convencido de que lo sabes, no puedes aprender. La idea de hoy es un paso encaminado a hacer que tu mente se vuelva receptiva de manera que el aprendizaje pueda dar comienzo.
Los ejercicios de hoy requieren mucha más honestidad de la que estás acostumbrado a usar. Te será más útil examinar unos pocos temas honesta y minuciosamente en cada una de las cinco sesiones de práctica que se deben llevar a cabo hoy, que un mayor número superficialmente. Se recomiendan dos minutos para cada uno de los períodos de búsqueda mental que los ejercicios de hoy requieren.
Las sesiones de práctica se deben comenzar repitiendo la idea de hoy, a lo que debe seguir una búsqueda mental con los ojos cerrados de aquellas situaciones en tu vida que aún no estén resueltas y que actualmente te están causando desasosiego. Debes hacer hincapié en descubrir cuál es el resultado que deseas. Te darás cuenta muy pronto de que tienes varios objetivos en mente como parte del resultado que deseas y también de que esos objetivos se encuentran en diferentes niveles y de que con frecuencia son conflictivos.
Al aplicar la idea de hoy, nombra cada situación que se te ocurra, y luego enumera minuciosamente todos los objetivos que te gustaría alcanzar en el desenlace de la misma. El modelo que se debe seguir en cada caso debe ser más o menos así:
Lo que me gustaría que ocurriese en relación con _____ , es que _____ y que _____ sucediese,
y así sucesivamente. Trata de abarcar tantos diferentes desenlaces como honestamente se te ocurran, aun cuando algunos de ellos no parezcan estar directamente relacionados con la situación, o, lo que es más, ni siquiera parezcan tener nada que ver con ella.
Si haces estos ejercicios correctamente, te darás cuenta de inmediato de que estás exigiendo de cada situación un gran número de cosas que no tienen nada que ver con ella. Te percatarás asimismo de que muchos de tus objetivos son contradictorios, que no tienes un resultado concreto en mente, y que no puedes por menos que experimentar desilusión con respecto a algunos de tus objetivos, independientemente de como se resuelva finalmente la situación.
Después de pasar revista a tantos objetivos anhelados como puedas para cada situación aún sin resolver que cruce tu mente, di para tus adentros:
"No percibo lo que más me conviene en esta situación",
y pasa a la siguiente
Angel Pastor.

Un Curso de Milagros



LECCIÓN 23
"PUEDO ESCAPARME DEL MUNDO QUE VEO RENUNCIANDO A LOS PENSAMIENTOS DE ATAQUE."
La idea de hoy describe la única manera de poder escapar del miedo que jamás tendrá éxito. Nada más puede lograrlo; nada más tiene sentido. Pero esta manera de escapar no puede fallar. Cada pensamiento que albergas da lugar a algún segmento del mundo que ves. Es con tus pensamientos, pues con los que tenemos que trabajar, si es que tu percepción del mundo ha de cambiar.
Si la causa del mundo que ves son los pensamientos de ataque, debes aprender que ésos son los pensamientos que no deseas. De nada sirve lamentarse del mundo. De nada sirve tratar de cambiarlo. No se puede cambiar porque no es más que un efecto. Pero lo que sí puedes hacer es cambiar tus pensamientos acerca de él. En ese caso estarás cambiando la causa. El efecto cambiará automáticamente.
El mundo que ves es un mundo vengativo, y todo en él es un símbolo de venganza. Cada una de las percepciones que tienes de la "realidad externa" no es más que una representación gráfica de tus propios pensamientos de ataque. Uno podría muy bien preguntarse si a esto se le puede llamar ver. ¿No es acaso "fantasía" una mejor palabra para referirse a ese proceso, y "alucinación" un término más apropiado para su resultado?
Ves el mundo que has fabricado, pero no te ves a ti mismo como el que fabrica las imágenes. No se te puede salvar del mundo, pero te puedes escapar de su causa. Éste es el significado de la salvación, pues, ¿dónde se encuentra el mundo que ves cuando su causa ha desaparecido? La visión ya tiene un sustituto para todo lo que crees ver ahora. La hermosura puede iluminar tus imágenes y transformarlas de tal manera que las llegues a amar, aun cuando fueron forjadas del odio, pues ya no las estarás forjando solo.
La idea de hoy introduce el pensamiento de que no estás atrapado en el mundo que ves porque su causa se puede cambiar. Éste cambio requiere, en primer lugar, que se identifique la causa y luego que se abandone, de modo que pueda ser reemplazada. Los primeros dos pasos de este proceso requieren tu cooperación. El paso final, no. Tus imágenes ya han sido reemplazadas. Al dar los dos primeros pasos, comprobarás que esto es cierto.
Además de usar la idea de hoy a lo largo del día según lo dicte la necesidad, se requieren cinco sesiones de práctica para su aplicación. Según miras a tu alrededor, repite primero la idea para tus adentros lentamente, y luego cierra los ojos y dedica alrededor de un minuto a buscar en tu mente el mayor número posible de pensamientos de ataque que se te ocurran. Conforme cada uno de ellos cruce tu mente, di:
Puedo escaparme del mundo que veo renunciando a los pensamientos de ataque acerca de _____
Mantén presente cada pensamiento de ataque mientras repites esto, luego descártalo y pasa al siguiente.
Durante las sesiones de práctica, asegúrate de incluir tanto los pensamientos de ataque contra otros como los de ser atacado. Los efectos de ambos son exactamente lo mismo, puesto que ambos son exactamente lo mismo. Aún no reconoces esto, y lo único que se te pide de momento es que durante las sesiones de práctica los trates de igual modo. Todavía nos encontramos en la etapa de identificar la causa del mundo que ves. Cuando finalmente aprendas que los pensamientos de atacar y los de ser atacado no son diferentes, estarás listo para abandonar dicha causa. 
Angel Pastor.

Un Curso de Milagros



LECCIÓN 22
"LO QUE VEO ES UNA FORMA DE VENGANZA".
La idea de hoy describe con gran precisión la manera en que todo aquel que alberga en su mente pensamientos de ataque no puede sino ver el mundo. Habiendo proyectado su ira sobre el mundo, lo que ve es la venganza a punto de devolverle el golpe. De esta manera, percibe su propio ataque como un acto en defensa propia. Esto se convierte progresivamente en un círculo vicioso hasta que esté dispuesto a cambiar la manera como ve las cosas. De lo contrario, los pensamientos de ataque y contraataque le consumirán y poblarán todo su mundo. ¿De qué paz mental podría gozar en tales condiciones?
De esta fantasía salvaje es de lo que te quieres escapar. ¿No es maravilloso recibir las buenas nuevas de que no es real? ¿No te alegra sobremanera descubrir que te puedes escapar de ella? Tú has fabricado lo que deseas destruir; lo que odias y lo que quieres atacar y matar. Nada de lo que temes existe.
Mira hoy al mundo que te rodea por lo menos cinco veces, durante no menos de un minuto cada vez. A medida que tus ojos pasen lentamente de un objeto a otro, de un cuerpo a otro, di para tus adentros:
Veo únicamente lo perecedero.
No veo nada que vaya a perdurar.
Lo que veo no es real.
Lo que veo es una forma de venganza.
Al final de cada sesión de práctica, pregúntate:
¿ Es éste el mundo que realmente quiero ver?
La respuesta será obvia.
Angel Pastor.

Curso de Milagros



LECCIÓN 21
"ESTOY DECIDIDO A VER LAS COSAS DE OTRA MANERA":
La idea de hoy es obviamente una continuación y ampliación de la anterior. Esta vez, sin embargo, además de aplicar la idea a cualquier situación concreta que pueda surgir, son necesarios también períodos específicos de búsqueda mental. Se te exhorta a que lleves a cabo cinco sesiones de práctica de un minuto completo cada una.
Inicia las sesiones de práctica repitiendo la idea en tu interior. Luego cierra los ojos y busca con minuciosidad en tu mente aquellas situaciones pasadas, presentes o previstas que susciten ira en ti. La ira puede manifestarse en cualquier clase de reacción, desde una ligera irritación hasta la furia más desenfrenada. El grado de intensidad de la emoción experimentada es irrelevante. Te irás dando cuenta cada vez más de que una leve punzada de molestia no es otra cosa que un velo que cubre una intensa furia.
Trata, por lo tanto, durante las sesiones de práctica, de no dejar escapar aquellos pensamientos de ira que consideras "insignificantes". Recuerda que no reconoces realmente qué es lo que suscita ira en ti, y nada de lo que puedas creer al respecto tiene significado alguno. Probablemente te sentirás tentado de emplear más tiempo en ciertas situaciones o personas que en otras, sobre la base falsa de que son más "obvias" Esto no es cierto. Es meramente un ejemplo de la creencia de que ciertas formas de ataque están más justificadas que otras.
Al escudriñar tu mente en busca de todas las formas en que se presentan los pensamientos de ataque, mantén cada uno de ellos presente mientras te dices a ti mismo:
Estoy decidido a ver a _____ (nombre de la persona] de otra manera.
Estoy decidido a ver _____ [especifica la situación] de otra manera.
Trata de ser tan específico como te sea posible. Puede, por ejemplo, que concentres tu ira en una característica determinada de alguna persona en particular, creyendo que la ira se limita a ese aspecto. Si tu percepción sufre de esa forma de distorsión, di:
Estoy decidido a ver [precisa la característica] de [nombre de la persona] de otra manera.
Angel Pastor

Un Curso de Milagros



LECCIÓN 20
"ESTOY DECIDIDO A VER".
Hemos tenido hasta ahora una actitud bastante relajada con respecto a nuestras sesiones de práctica. Apenas hemos tratado de dirigir el momento en que debes llevarlas a cabo; el esfuerzo requerido por tu parte ha sido mínimo, y ni siquiera se te ha pedido que cooperes o que te intereses activamente en ellas. Este enfoque ha sido intencional, y ha sido planeado muy cuidadosamente. No hemos perdido de vista lo importante que es invertir completamente tu manera de pensar. La salvación del mundo depende de ello. Mas no podrás ver si te sientes coaccionado, o si te abandonas al resentimiento y a la oposición.
Ésta es la primera vez que intentamos establecer cierta estructura. No interpretes esto erróneamente como un intento de querer ejercer presión o fuerza. Deseas la salvación. Deseas ser feliz. Deseas la paz. No lo has logrado todavía porque tu mente no tiene ninguna disciplina, y no puedes distinguir entre la dicha y el pesar, el placer y el dolor, o el amor y el miedo. Ahora estás aprendiendo a diferenciar unos de otros. Y grande en verdad será tu recompensa cuando lo logres.
Tu decisión de querer ver es todo lo que requiere la visión. Lo que quieres se te concede. No cometas el error de creer que el pequeño esfuerzo que se te pide es una indicación de que nuestro objetivo es de poco valor. ¿Cómo iba a ser la salvación del mundo un propósito trivial? ¿Y cómo podría salvarse el mundo si no te salvas tú? Dios tiene un solo Hijo, y él es la resurrección y la vida. Su voluntad se hace porque se le ha dado pleno poder en el Cielo y en la tierra. Con tu decisión de querer ver, se te da la visión.
Los ejercicios de hoy consisten en que te recuerdes a ti mismo a lo largo del día que quieres ver. La idea de hoy implica tácitamente también el reconocimiento de que ahora no ves. Por lo tanto, cada vez que repites la idea, estás afirmando que estás decidido a cambiar tu estado actual por uno mejor, por uno que realmente deseas.
Repite la idea de hoy lentamente y a conciencia por lo menos dos veces por hora, y trata de hacerlo cada media hora. No te desanimes si se te olvida hacerlo, pero esfuérzate al máximo por acordarte. Las repeticiones adicionales deben aplicarse a cualquier situación, persona o acontecimiento que te perturbe. Puedes verlos de otra manera, y los verás. Verás lo que desees ver. Ésta es la verdadera ley de causa y efecto tal como opera en el mundo.
Angel Pastor

Un Curso de Milagros



LECCIÓN 19
"NO SOY EL ÚNICO QUE EXPERIMENTA LOS EFECTOS DE MIS PENSAMIENTOS."
La idea de hoy es obviamente la razón por la que lo que ves no te afecta a ti solo. Notarás que las ideas que presentamos relacionadas con el acto de pensar a veces preceden a las que están relacionadas con la percepción, mientras que en otras ocasiones se invierte ese orden. Eso se debe a que el orden en sí no importa. El acto de pensar y sus resultados son en realidad simultáneos, ya que causa y efecto no están nunca separados.
Hoy volvemos a hacer hincapié en el hecho de que las mentes están unidas. Rara vez se acoge bien esta idea al principio, puesto que parece acarrear un enorme sentido de responsabilidad, e incluso puede considerarse como "una invasión de la vida íntima”. Sin embargo, es un hecho que no existen pensamientos privados. A pesar de tu resistencia inicial a esta idea, ya entenderás que para que la salvación sea posible, esta idea tiene que ser verdad. Y la salvación tiene que ser posible porque es la Voluntad de Dios.
El minuto de búsqueda mental que se requiere para los ejercicios de hoy debe hacerse con los ojos cerrados. Repite primero la idea de hoy y luego escudriña tu mente en busca de aquellos pensamientos que se encuentren en ella en ese momento. A medida que examines cada uno de ellos, descríbelo en función del personaje o tema central que contenga, y mientras lo mantienes en la mente, di:
No soy el único que experimenta los efectos de este pensamiento acerca de _____
El requisito de ser lo más imparcial posible al seleccionar los objetos para las sesiones de práctica ya te debe resultar bastante familiar a estas alturas, y de aquí en adelante no se repetirá diariamente, aunque se incluirá de vez en cuando a modo de recordatorio. No olvides, sin embargo, que seleccionar los objetos al azar en todas las sesiones de práctica seguirá siendo esencial hasta el final. Esta falta de orden en el proceso de selección es lo que hará que finalmente tenga sentido para ti el hecho de que no hay grados de dificultad en los milagros.
Además de las aplicaciones de la idea de hoy "según lo dicte la necesidad"; se requieren por lo menos tres sesiones de práctica, aunque el tiempo requerido para las mismas podría acortarse si ello fuese necesario. No intentes hacer más de cuatro.
Angel Pastor

Un Curso de Milagros



LECCIÓN 18
"NO SOY EL ÚNICO QUE EXPERIMENTA LOS EFECTOS DE MI MANERA DE VER:"
La idea de hoy es un paso más en el proceso de aprender que los pensamientos que dan lugar a lo que ves nunca son neutros o irrelevantes. También hace hincapié en la idea, a la que posteriormente se le dará cada vez mayor importancia, de que las mentes están unidas.
La idea de hoy no se refiere tanto a lo que ves como a la manera en que lo ves. Por lo tanto, los ejercicios de hoy hacen hincapié en ese aspecto de tu percepción. Las tres o cuatro sesiones de práctica que se recomiendan deben hacerse de la siguiente manera:
Mira a tu alrededor, y a medida que selecciones los objetos para la aplicación de la idea de hoy tan al azar como sea posible, descansa tu mirada en cada uno de ellos el tiempo suficiente para poder decir:
No soy el único que experimenta los efectos de mi manera de ver
Concluye cada sesión de práctica repitiendo esta afirmación más general:
No soy el único que experimenta los efectos de mi manera de ver.
Un minuto, o incluso menos, es suficiente para cada sesión de práctica.
Angel Pastor
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...