domingo, 7 de junio de 2015

Cambia tu destino (Afinación Semanal de la Kabbalah)



¿Alguna vez has notado la cantidad de historias de la Biblia que tratan sobre oportunidades perdidas? Muchas figuras bíblicas tuvieron la oportunidad de hacer el bien en este mundo para terminar con el dolor y el sufrimiento para los demás y traer Luz a la oscuridad, pero todavía estamos aquí.

En la actualidad, nuestras vidas son como historias bíblicas. Tenemos innumerables incidentes de los cuales reconocemos algunos y otros no. Incidentes en los que podríamos infundir mucho bien si tan sólo hiciéramos las cosas de manera diferente. Cuántas veces hemos mirado hacia atrás y dicho: “¿por qué hice eso? ¡Yo sé que no está bien!”. Algunos velos opacaron nuestra visión y no pudimos ver la verdadera realidad en el momento. Por cada momento en el que tuvimos visión 20/20 hay cientos en los cuales nunca pudimos ver el panorama completo. 

Sin embargo, sólo porque hemos perdido oportunidades en el pasado, no significa que la vida deba seguir este camino. No estamos destinados a reproducir los mismos finales infelices que la vida ha repetido por generaciones. De hecho, hay buenas noticias: una luz al final del túnel. 

La buena noticia es que siempre podemos cambiar. 

¡Tenemos el poder de cambiarlo todo! Las cosas no tienen que permanecer iguales. Pero si queremos que las cosas sean diferentes, tenemos que ser diferentes. Tenemos que hacer un compromiso para dejar de perder las oportunidades y comenzar a sujetarlas con fuerza. 

Existe una energía esta semana que puede asistirnos para sacar ventaja de todo lo que el universo ha dispuesto delante de nosotros. En lugar de sentirnos frustrados y victimizados perpetuamente por las dificultades de la vida, podemos decidir abrir y cambiar nuestra conciencia. Podemos dejar de ver las dificultades como bloques en el camino y comenzar a verlas como el propio camino hacia una gran existencia. Podemos comenzar a enfrentar nuestros desafíos con la frente en alto en lugar de escondernos. Podemos ver las dudas como nuestras oportunidades para construir más certeza. Podemos dejar de sentir que las personas están dispuestas a hacernos daño y verlas como una ayuda para que lleguemos a donde estamos destinados a llegar. Podemos correr (no caminar, sino correr) fuera de nuestra zona de comodidad, apresurándonos a tomar mejores decisiones y a seleccionar mejores destinos en los que más milagros existan.

Todo lo que se requiere es comenzar el día de hoy.
Cambia tu conciencia y tus acciones cambiarán.
Cambia tus acciones y tu destino cambiará. 


Todo lo mejor, 
Yehuda Berg
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...