sábado, 22 de octubre de 2016

La Naturaleza y la respiración. II ( Satya)


La Naturaleza y la respiración. IIPregunta:

En la Naturaleza siento una fuerza particularmente intensa...

Respuesta:

“En la Naturaleza existe una fuerza especial.

Sabes coger con conciencia todo lo que en ella está, porque es la concientización de estar allí que te ayuda a saborearlo, es el contacto consciente que te ayudas a aprender y a percibir de ella cada expresión.

Camina descalza sobre la tierra, siente su energía, el Amor, siente su fuerza, su sostén.

Abraza un árbol y sientes que entra dentro de ti todo aquello que hace que el árbol crezca muy alto, aquello que lo hace fuerte, aquello que hace que sea de ese color intenso.

Saborea el agua y siente que esa agua no solo te quita la sed, sino que nutre con todo lo que contiene, limpia todo tu Ser.

Cuando tomas el alimento que la tierra te ofrece, presta atención a su sabor, siente con el corazón todo aquello que la Naturaleza regala.


La Naturaleza y la respiración. I (Satya)



La Naturaleza y la respiración. I


Comentario

Afortunadamente he vivido mi infancia y mi juventud a contacto con la Naturaleza.

Siempre he sentido esto como un gran regalo, pero sólo he reconocido toda la preciosidad cuando he iniciado mi Camino de crecimiento.

Desde pequeña he amado mucho la Naturaleza y he transcurrido tantos momentos en los prados, en los bosques, entre las flores, a lo largo de un hermoso arroyo.

Sentía que la flor que miraba, el árbol sobre el cual me apoyaba, el agua con la cual jugaba, estaban vivos, los sentía como Criaturas, sentía que ellos conocían mi lenguaje y que ellos tenían su propio lenguaje, aunque si no lo comprendía.

Sentía que entre ellos se hablaban que pertenecían a un gran mundo maravilloso, un mundo de Amor, de armonía, de alegría.

Pasaba horas y horas a observar la labor incesante de las hormigas, los movimientos de tantos insectos pequeños que se descubren sentándose sobre un prado, hurgando entre la hierba.

Me embelesaba observar la forma, los colores de las flores.


El Reconocimiento de la Vinculación Dévica




Sólo la sincera y profunda investigación esotérica podrá facilitarnos una adecuada información acerca de la vinculación espiritual de la humanidad con el ingente grupo de Entidades angélicas que viven y se mueven a su inmediato alrededor y son sus leales compañeros en el devenir de la evolución. 

Cada uno de tales Devas ocupa cierto lugar definido en la vida personal y espiritual de los seres humanos, constituyendo respuestas divinas a sus sinceros deseos de perfección y redención. Podríamos citar al respecto tres principales jerarquías dévicas: 
a) Las jerarquías angélicas, en el plano de la mente, cuya misión es  vivificar sus pensamientos y dotarles de coherencia y cualidad vibratoria. 
b) Las jerarquías angélicas, en el plano astral, que les dan forma psíquica y colorido específico a sus emociones, deseos y sentimientos y los expanden en forma magnética y radiante. 
c) Las jerarquías angélicas, en el plano etéríco-fisico, que transmiten prana vital al cuerpo físico denso y permiten su estabilidad y supervivencia. 
Se trata, como verán, de tres bien diferenciadas jerarquías en cada Plano de expresión de la vida natural y corriente de los seres humanos, pero que trabajan conjunta y simultáneamente para producir los ambientes sociales de la humanidad. 

Es lógico comprender, por tanto, que una parte muy importante en la evolución espiritual del hombre es el reconocimiento de que su triple vehículo: la mente, el vehículo emocional y el cuerpo físico, son una creación angélica en la que él sólo ha contribuido con la aportación, a menudo inconsciente, de sus pensamientos, deseos y acciones acumulados en su cuerpo causal en forma de cualidades psicológicas. Tal reconocimiento es la obra de la evolución espiritual conforme la corriente de vida humana se desplaza de los niveles instintivos y asciende hacia las elevadas zonas de la intuición, tratando de hallar su lugar en uno u otro de los infinitos peldaños que constituyen la Gran Escalera de Jacob místicamente definida como Sendero espiritual o Camino interno. Pero, fruto de tal reconocimiento será sin duda la capacidad de vivir íntegra y armoniosamente en aquel peldaño de luz que por ley corresponde a cada ser humano y el establecimiento de un contacto cada vez más consciente y definido con las fuentes de "revelación divina" que son los augustos moradores angélicos de los mundos invisibles, los cuales, utilizando la luz radiante del Éter, construyen no solamente los vehículos específicos de manifestación del hombre, sino que le preparan también las condiciones psíquicas que constituyen su ambiente social. Cuando tal contacto es realizado inteligente y deliberadamente y el propósito espiritual llena la parte más importante de su vida puede hacerse acreedor el hombre a la amistad de los Ángeles que de manera misteriosa están unidos al proceso de su existencia kármica. 
Se le abre entonces una perspectiva realmente esplendorosa en el orden espiritual y sobre su base de luz erige la noble estructura que ha de soportar el entero proceso de su mágica creación. Por vez primera en su dilatada serie de existencias temporales comprende el exacto valor del término AMISTAD, hasta aquel momento condicionada a las imperfectas condiciones humanas y a las inadecuadas normas sociales de vida, y a través del fraternal contacto angélico empieza a penetrar en la infinita extensión del ambiente cósmico, del cual empieza a sentirse una pequeña aunque consciente parte y a percibir a aquellos excelsos Ángeles y otras jerarquías solares que desde tiempos inmemoriales y desde los mundos invisibles vigilan con amorosa solicitud que suene para los hijos de los hombres la hora de su redención física y su espiritual perfección..., para "cantar al unísono la Gloria del Señor".
http://devasyangeles.blogspot.com.es/
http://rincondehadasyduendesydemselementales.blogspot.com.es/

Devas: seres celestiales




Los devas y los elementales, son aquellos seres celestiales, encargados de la formación y cuidado de la naturaleza, como también de la vida en la Tierra.
Los devas y los elementales son seres planetarios, de una gran belleza y delicadeza. Durante mucho tiempo han sido considerados como reales, respetados y valorados por diferentes culturas de todo el mundo.
Para la formación de cualquier realidad tridimensional, es necesario el aporte desde el plano etérico, astral o mental, y algunas veces desde el emocional. Este aporte energético lo realizan los elementales y los devas, quienes se sienten muy orgullosos de sus obras, y suelen acompañarlas y protegerlas hasta su final.
Los elementales son seres extraños, multiformes, de diversos colores y tamaños. Ellos son los verdaderos tejedores de la realidad, los constructores de la materia.
Cuando una partícula va a elevar el nivel a una formación, en conjunto con las demás partículas con las que dé este paso, comienza una vibración, un sonido inaudible para el hombre. 

Ese sonido es un llamado a los diferentes elementales, que ayudarán en la formación y creación de la formación nueva, la transmutación de la partícula energética en materia.
Cuando es la propia vida la que requiere este paso, igualmente las células, moléculas y átomos realizan una vibración, un llamado a los seres para que éstos puedan venir y actúen.
Pongamos el caso de una hoja enferma, el sonido que creará de petición y de ayuda, llamará a ciertos elementales y devas, que realizarán la sanación y reparación de la hoja, o acelerarán su descomposición, para que la planta no sufra más. En general dependiendo de lo que el propio espíritu viviente de la planta pida al Universo.
Lo mismo ocurre con las personas, cuando una persona tiene una enfermedad, o va a sufrir una transformación de su materia, como puede ser, crecer o cambiar el color del pelo de manera natural, las partículas del cuerpo humano, resuenan de una determinada manera llamando a los elementales adecuados para cada tarea.
Este llamado es algo involuntario para “la parte” que va a cambiar, y se realiza desde la conciencia del ser. Desde el espíritu real de la materia, en el caso de los seres humanos, lo hacemos desde el alma.
Los elementales que actúan, pueden ser, del tamaño de una partícula, hasta la altura de dos hombres juntos, a la hora de tratar a una persona. Esto ocurre indistintamente, de si la persona cree o no en lo que está ocurriendo. Para la formación de la materia, es necesaria la formación de un cuerpo etérico, y la adecuación del astral. Desde lo etérico, es donde se da vida, se mueve y se alimenta lo físico, no al revés.
Dependiendo del tipo de materia, actúan unos u otros elementales, pero es bien sabido por todos que esta actuación también puede ser conjunta por diversos seres. Y esta regulación es realizada desde la jerarquía dévica (los ángeles y los guardianes de los diferentes reinos de la Naturaleza).

Los hombres crean elementales

Es conocido por los clarividentes, que existen formas de elementales, creadas artificialmente por el hombre. 

Estas formas se denominan larvas mentales, y se trata de formas de pensamientos de los hombres. Pensamientos con tanta fuerza, que han creado diversas formas en el plano mental, astral o etérico.
Su forma o densidad dependen del tipo de pensamiento, o emoción que las haya creado. Por ejemplo, muchas personas con depresión, o ansiedad se ven rodeadas por pequeñas larvas negras y blancas que son el resultado de sus pensamientos negativos. Aquellas personas agresivas o con ira, tienen a su alrededor otras formas, como agujas o rayos de color rojo, que crecen y decrecen dependiendo del pensamiento actual de la persona.
En algunos tiempos, a este tipo de creaciones se le dio mucho protagonismo y se utilizaban con fines propios, hoy es momento de abandonar esta forma de crear y cocrear desde el corazón, una energía amorosa y purificadora, de la vida y de toda forma material o inmaterial sobre la Tierra.

El aspecto de los diferentes seres

Para esta descripción os recomiendo que intentéis estar abiertos mentalmente para poder recordar esta visión en vosotros, o simplemente que cerréis los ojos e intentéis ir a un lugar de la naturaleza y visualizar desde allí.

Elementales de la tierra

Los seres que más fácilmente se pueden ver, son los elementales de la tierra, primeramente se ven como sombras, a veces coloridas, pero casi siempre son rojos y tierras. Suelen mostrarse pequeños, no más de un palmo de estatura, y en los lugares muy mágicos, pueden llegar hasta los 2 metros de altura. 

Los elementales se encargan de enriquecer el suelo y guardar los lugares. Suelen estar en el centro de los jardines, señalando que ese es su lugar, y cuando alguien no ha cuidado su tierra, o sus plantas se enfadan, y se puede incluso sentir su enfado.
Hablan tan rápido que es inteligible lo que dicen, pero se entiende perfectamente porque son pura intención. 

Los que ya son más sabios o tienen más años sí pueden hablar largo y tendido, en muchas ocasiones imitan a otros hombres, diciendo exactamente lo que escucharon en el pasado, imitando gestos y posturas corporales. En la mayoría de los casos les encantan los hombres y el contacto con los hombres, les imitan claramente, incluso a veces se muestran vestidos con ropajes como los han visto, o con utensilios de trabajo, cosas innecesaria para ellos. Pero en aquellos lugares donde el hombre se ha portado mal con el entorno, se pueden transformar en seres emocionales molestos y fríos. Incluso pueden verse con aspecto gris, imitando la materia del cemento y con un gesto seco y triste.
Cuando estos seres se muestran pequeños, como del tamaño de un pulgar, y saltan rápidamente de un lugar a otro, son pequeños duendes que dan vida a las plantas desde el humus, se encargan de colorear de vida el lugar, y suelen llamar a otros seres, cuando es el cambio de estación. Por ejemplo, invocar a las hadas en primavera o a los silfos en otoño.
Son risueños y aunque pequeños muestran una pequeña lógica de comportamiento, a ellos les gusta sentir el aire, pero también el calor y la humedad de la tierra, escondidos bajo ella no son visibles, pero sí puedes sentir que palpita en millones de chispitas el suelo cuando pones la mano sobre la tierra donde habitan. Son más difíciles de ver pero la sensación de que están es mucho más vivida y presente.
Cuando les gusta una persona empiezan a rodearla y bailar a su alrededor, entonces se ve la persona con todo el aura llena de chispitas de colores revoloteando a su alrededor. 

La persona se siente embriagada por la alegría o por la necesidad de movimiento, cuando es contagiada por la luz, de estos seres.
En cambio cuando hay una persona gris u oscura, se esconden en el subsuelo y no vuelven a salir, hasta que la persona se ha ido. Intentan llamar a todos los seres que ellos pueden, para limpiar la negatividad que esa persona ha podido dejar en el lugar. Si la persona ha pisado muchas flores o plantas, se sienten aplastados por ella, y su salto no es tan brillante y volátil como al principio.
Cuando entramos en un prado o salimos de él, es importante pedirles permiso y perdón a los seres que cuidan el lugar y alimentan la tierra, pues a veces se pueden sentir muy heridos con nuestro comportamiento en la Naturaleza.

Guardianes

Tras ésto es fácil ver y sentir a los guardianes. 
En algunos lugares son tan vistosos y enormes que pueden parecer sentados sobre la cima de una montaña o de grandes estaturas y tamaños. Pero también los hay más pequeños, como de hasta centímetros en caso de pequeños jardines.
Se les puede sentir o presentir como sombras que cruzan rápidamente el bosque, nos rodean o nos vigilan cuando aparecemos en su lugar, y cuando nos reconocen y nos aceptan, entonces se quedan quietos, permitiendo que estemos allí.
Se pueden mostrar femeninos y masculinos y pueden incluso tomar forma humana o semi humana y hablar con las personas. Son sabios y elegantes y su sabiduría es de miles de millones de años, lo que les permite conocer perfectamente el lugar, a los hombres, el comportamiento humano y la trascendencia de cualquier momento.
Pueden ser ángeles y seres de luz increíbles cuando han alcanzado un nivel interior alto, pero también pueden ser simplemente astrales con mucha fuerza e individualidad. En los lugares santos estos guardianes casi siempre son ángeles alados preciosos, incluso algunos se muestran como vírgenes que han podido ser vistas o sentidas en varias ocasiones.
Se muestran como desean por lo que no hay una forma clara, pero antes de entrar en un bosque o una montaña o un lago, es importante pedir permiso a los guardianes de ese lugar.
Si nos interiorizamos al hacer esta petición, podemos verles y escucharles, nos pueden mostrar los lugares más especiales e incluso nos pueden invitar a entrar para sanarnos y limpiarnos.

Silfos y sílfides

Los más fáciles de ver son los silfos bajos, crean las brumas y las neblinas. Se muestran como formas humanas muy estilizadas, con brazos y piernas acabados en forma de nube, algunas veces completos. Casi siempre muy delgados.
Los silfos de las tormentas se muestran antes de actuar, y señalan cuánto y con qué fuerza será la tormenta. Les gusta crear tormentas y lluvias que limpien el lugar. Son serios en su trabajo y muy pocas personas pueden “negociar” con ellos para evitar que estas lluvias se produzcan, pero por supuesto que es posible esta negociación, tras la cual se ven cómo se dispersan las nubes o se aleja el temporal.
Buscan el entendimiento del hombre y su implicación en la vida del planeta, y mientras este entendimiento y esta conciencia no se produzca, no les importa que grandes temporales destruyan lugares habitados por el hombre, pues ellos realizan su trabajo, no para las personas, sino para la Tierra. Y su trabajo es limpiar, sanar, remover…etc
Cuando va a haber grandes temporales se muestran grandes, en el alto cielo, quietos, esperando el momento adecuado que casi siempre coincidirá con la partida de una persona con mucha luz de ese lugar. Alguien que inconscientemente haya ayudado a la limpieza etérica de la zona. Tras ésto se sincronizan y pueden provocar lluvias que duren meses incluso.
Las sílfides son mucho más difíciles de ver. Son hermosas y mucho más sutiles y alegres. Crean los vientos alisios y las suaves brisas y aparecen en primavera, acariciando con sus alas las flores de los campos o las hojas de las copas de los árboles.
Se las puede ver como un resplandor, a veces muy pequeñas, otras, enormes formas femeninas de transparencia etérica.

Los elementales del fuego

Muchas veces se presentan como formaciones rocosas movibles, pues quieren imitar las rocas que la lava arrastra tras su paso, pero su forma más original es como dragones etéricos de fuego, o grandes seres semi humanoides grises, naranjas o rojos que salen de las profundidades de la tierra a rescatar el calor en la superficie.
Cuando aparecen, traen tras de sí vientos cálidos, provocados por grietas en el suelo, geisers o calores que surgen del subsuelo formando aguas termales. A veces incluso se sonríen orgullosos al mostrar que el volcán está a punto de erupcionar pues ellos saben que los cambios que pueden provocar son grandes e inmediatos.
Les gusta actuar conjunto a los silfos quienes conducen y son respetados por todos los demás elementales de la naturaleza.

Hadas

Entre los maravillosos seres de la tierra se encuentran unos sutiles seres astrales que se vinculan con las flores, el rocío o el hielo.
Son seres de todos los tamaños y casi siempre se muestran como jóvenes femeninas, a veces incluso aladas, aunque sus vuelos casi nunca son muy altos.
Son protectoras de lugares delicados y bellos, se encargan de colorear y fabricar las flores, acompañan las gotas del rocío en la mañana, e invocan a otros elementales para alimentar sus creaciones.
Son fáciles de ver, como frágiles luces de colores revoloteando entre las flores, o los árboles en flor. En raras ocasiones se las ve de tamaño humano, como guardianes de campos enteros de flores o lugares extensos. Algunas veces en arbustos o conjuntos florales más pequeños, pero como un gran ser o una gran hada, formada por miles de miles de haditas pequeñas que en conjunto tienen individualidad.
Las hadas, al ser astrales, son sutiles y pueden incluso parecer que tienen olor, tienen algo de inteligencia y les gusta bailar, jugar… normalmente no entran en procesos mentales, simplemente ríen y disfrutan de sus juegos y sus creaciones, pero cuando ya se muestran grandes y completamente formadas, pueden estar a un paso de trascender a un nivel de evolución mayor convirtiéndose en grandes guardianes o incluso en seres de luz.
Se las puede escuchar como coros de risas o sentir como alegría con olor a flores frescas.

Ondinas


Las ondinas más fáciles de ver, son las de ríos y riachuelos, las de lagos o mares son más difíciles de contemplar, pues se alejan de los lugares contaminados y los hombres.
A veces se acercan a saludar a algunas personas que van al río, acompañan a la persona en su visita y entonces son fácilmente visibles, no como sirenas sino como largas formas etéricas muy transparentes y luminosas, semejantes al agua, que parecen sonreír y saludarnos entre las ondulaciones del agua.
Les gusta bañarse en las cascadas, o dormir en las pozas y charcas. Las hay de todos los tamaños y formas, pero casi siempre son alargadas y sutiles y toman cuerpo semiacuático.
En cada río hay un guardián o una guardiana, suele mostrarse en la parte más alta del río o en su nacimiento y desde ahí controla y siente todo lo que ocurre en su río. Se le puede ver con facilidad, casi siempre quieto y observante, pero se desplaza cuando hay algún accidente como la muerte de una persona, el nacimiento de un ser, o la llegada de alguien especial a su territorio. Si no son casos especiales, es necesario mirar a lo más alto del río para sentir su presencia y su mirada protectora.
En los grandes océanos acompañan a los barcos, los delfines, las ballenas, se enredan entre los corales y las algas. Disfrutan de los fondos marinos y las fosas volcánicas. Pueden alcanzar tamaños inmensos, y a veces se muestran con formas bellísimas como sirenas preciosas.
Realmente cantan, igual que las ondinas de los ríos, pero es un sonido vibrante e interno, que permite alcanzar estados de conciencia alterados y perdernos en las mareas de las aguas.

Otros seres de la Naturaleza

Existen multitud de seres de la naturaleza pero los descritos son los más fáciles de ver y sentir.
Entre los bosques y sierras más mágicas podemos volver a ver unicornios mágicos, que nos bendicen con su presencia y su energía, mariposas de luz, damas florales, seres de tierra o árboles con vida.
Una vez se ha realizado una apertura de visión a los primeros elementales descritos, es fácil continuar viendo y sintiendo estos seres, y mucho más el poder trabajar con ellos o aprender a pedirles ayuda cuando lo necesitamos.
Junto a ellos siempre podemos ver ángeles o seres de luz que acompañan en el trabajo a los elementales mientras juegan y disfrutan.
Los ángeles, también devas de la naturaleza, se muestran de diferentes formas, tamaños y jerarquías, pero lo común es verlos como esferas de luz, casi siempre doradas o blancas, muy hermosas.
http://devasyangeles.blogspot.com.es/
http://rincondehadasyduendesydemselementales.blogspot.com.es/

La evolución de un elemental




El Reino Elemental evoluciona desde la más pequeña inteligencia, hasta los constructores de la forma, los Devas de la Naturaleza, los Elohim, las Guardianas Silenciosas y los Directores de la Vida Elemental aire, agua, tierra y fuego. 
Los constructores de la forma crean los cuerpos del género humano. Ellos realizan este Servicio junto a la Amada Madre María, Madre de Jesús quién forma el corazón. 
Los Devas de la Naturaleza supervisan la creación de un jardín y de las montañas, valles y lagos. Los Elohim crean los planetas de una galaxia. La Guardiana Silenciosa protege el proyecto original para un planeta entero o para una galaxia. 
El Mahá Chohán trabaja en conjunto con el Reino Elemental.
El entrenamiento de los elementales comienza en los Templos de la Naturaleza bajo la supervisión de los Devas de la Naturaleza. Ellos se reúnen y el Deva crea, de su propio cuerpo Luz, una hermosa flor o algún otro diseño, como una hoja de hierba o un copo de nieve. Entonces, todos los pequeños elementales en la clase se esfuerzan por encarnar una forma como esa. Tratan de imitar esa figura en forma, color y diseño.
Aquí los elementales aprenden a dominar todas las cualidades asociadas con la creación, el motivo y la voluntad para manifestar, la percepción de cómo hacerlo, el amor por el esfuerzo, manteniendo la claridad del diseño original, la consagración y concentración para llevarlo a cabo, el ritmo de la Aplicación, la voluntad para manifestar ese diseño una y otra vez y finalmente, la habilidad de envolver el diseño en Paz y Serenidad.
Al principio, los elementales sólo son capaces de sostener el cuadro solo por uno o dos segundos, pero finalmente pueden encarnar esa forma. Si se trata de una flor de manzana, el maestro en ese templo notifica al Deva de la Naturaleza que hay un grupo de elementales listos para convertirse en flores en un manzano en el huerto de alguien.

Devas: formas etéricas



En Hinduismo y Budismos los Devas, son seres superiores de tipos diversos. El término ' Deva ' en sánscrito significa "dar brillo a uno". El Hinduismo reconoce tres tipos de devas de los cuales, los mortales son los que viven en un espacio de nivel superior a los otros mortales y que fueron quienes enseñaron al pueblo a concebir a Dios o Brahma bajo la forma de un dios personal. Sin embargo para los budistas, los devas son dioses que habitan diferentes reinos del cielo en recompensa a sus buenas acciones anteriores pero que aun no han superado los niveles kármicos y están sujetos a nuevas reencarnaciones.
Mme Blavatsky co-fundadora de la sociedad teosófica introdujo en Occidente su propia concepción de los devas. 

Ella los considera como entidades del tipo de angeles o dioses que fueron evolucionados desde los previos periodos plantearios.
Entraron en el plano denso de la tierra con anterioridad a los elementales que nosotros conocemos y a los humanos y permanecieron en estado de letargo hasta que cierta etapa evolutiva fuera alcanzada. 

Más tarde se asociarían con los elementales para ayudar a fomentar el desarrollo espiritual en los seres humanos de la tierra.
Los devas son los considerados como el “Espíritu de la Naturaleza” y son los que en los últimos tiempos ha ido promocionando la Conciencia ecológica en la tierra. 

Estas entidades poseen poderes sobrenaturales, y son invisibles para la mayoría de las personas y salvo aquellos que poseen el don de la clarividencia y se comunican a través de clariaudiencia y la meditación.
Usualmente habitan en árboles, ríos, plantas, pantanos, montañas, y minerales. Se encariñaron prácticamente con cada elemento de la naturaleza por lo que decidieron quedarse en apoyo de la evolución del planeta. 

En China, por ejemplo, se cree que los Devas enseñaron los caminos para descubrir los ciclos del cultivo del arroz, la fabricación de la seda, y otras cosas.
El culto de “Espíritu de Naturaleza”, no es una creencia moderna. Los griegos y los romanos creyeron que ciertas entidades habitaban cada valle, cada estrecho, cada piscina, y paraje al aire libre. 

Esta misma creencia era practicada por todas las religiones del paganismo original y se ha mantenido en todas las creencias animistas . Aun en nuestros dias se conserva esta teoria entre aquellas personas convencida de que todas las cosas poseen vida. Como puede verse hay muchas incidencias sobre la universalidad del culto al “Espíritu de la Naturaleza”.
La actividad natural de estos seres, hace que la tierra se cubra de verdes prados, de toda clase de arbustos y de la extensísima variedad de plantas silvestres. Su obra puede ser apreciada también en la germinación y desarrollo de las semillas, plantadas en cualquier maceta o lugar en nuestros hogares en donde el aire y el sol puedan penetrar.
Situados en la primera región etérica del plano físico, los Devas son los diseñadores de la naturaleza", organizadores de la heliografía para todo ser vivo, y controlan todas las energías necesarias para el crecimiento y la salud. 

Cada cosa y de acuerdo al terreno tiene un Deva asignado y se dice que son ellos los que en realidad plantan, germinan, fertilizan, y cuidan de la vegetación del planeta.
Las ultimas informaciones de videntes y canalizadores están comunicándonos que los Devas esta muy preocupados por el nivel de destrucción del planeta debido a la tecnología y la barbarie humana, pero que incluso en estos momentos estan dispuestos a permanecer aquí y colaborar en el plan evolutivo.
Un grupo inferior dentro de los “Espíritus de la Naturaleza”, son los elementales considerados como la fuerza vital en todas las cosas vivas. 

Habitan en los cuatro elementos de tierra, en los planetas, las estrellas, y los signos del zodíaco; y las horas del día y la noche. Estan gobernados por espíritus de mayor vibración como Devas o arcángeles, ambos considerados como los Guardianes de la Naturaleza.
La Grecia Neoplatónica agrupó los elementales según los cuatro elementos de la Naturaleza :
A la Tierra le corresponderían los gnomos, regidos por el ángel Ariel; los que pertenecen al Aire son los silfos, bajo las órdenes de Cherub; los elementales de Agua incluyen a los descena, y Tharsis es su tutor; Además hay cinco elementales que son salamandras, regido por Seraph.
Porclus, en el quinto siglo, añadió un quinto grupo que mora bajo la tierra; Y en el siglo XI Psellus incluyó un sexto grupo, el ' lucifugum ' que significa "mosca de la luz".
Pertenecen también a la clasificación elemental los duendes que viven en bosque y a lo largo de zonas costeras, y los espíritus domésticos, las niñas exploradoras, bogles, y kobolds y algunas veces las hadas también forman parte de la categoría elemental, aunque están asimismo consideradas dentro del grupo de los mannikins que son hadas masculinas que gozan de los atributos de duendes, gnomos, y las niñas exploradoras.
También hay otros tipos de " seres diminutos" habitan hoy día bosques y montañas y se dice que algunos de ellos poseen una medicina energética que aportan a la humanidad en situaciones criticas de supervivencia.
Así pues los originales elementales, excepto el agua “mima “ de los aztecas, acostumbran a comportarse como criaturas agradables, y de naturaleza amistosa, pero no todos comparten este punto de vista. 

Algunos escritores describen a estos habitantes del plano astral como malignos, y otros como simplemente traviesos, el punto de vista mas adecuado, es que igual que en todas las cosas, son buenos y malos; así funciona la vida y los otros planos de la naturaleza no son diferentes.
Al igual que en los Devas, la búsqueda de conocimiento sobre los elementales comenzó en los albores de las civilizaciones cuya fe se basaba de la animación de todas las cosas y alcanzo su máximo esplendor posteriormente, a principios del medioevo a raíz del interés de los alquimistas en experimentar sobre funcionamiento de las leyes de la naturaleza y sus poderes ocultos. Buena muestra de ello son los escritos de Paracelso- por citar el más popular- sobre los elementales.
Hay una leyenda negra sobre estas diminutas entidades que los define como engañosos y odiosos con seres humanos contra los que disfrutan provocándoles accidentes y tragedias. 

Pero esas malignas entidades son asociadas frecuentemente con magia ritual, y enviadas por magos en ataque psíquico. 
Los practicantes de tal magia dicen que cuándo los elementales son convocados se “apegan” al aura humana y a menos que sean despachados cuando su misión ha concluido, se quedan en ella reduciendo drásticamente la energía .
Otros autores incluyen que junto a esta categoría de elementales, a espíritus confundidos o desencarnados que se pegan al aura de sus victimas y si no son separados correctamente pueden ser sumamente problemáticos.
Y por ultimo, los elementales artificialmente creados son comúnmente formas pensadas y proyectadas, que se consideran entidades no-físicas existiendo en el plano mental o astral.
Podríamos hablar mucho mas de los elementales pero ya hay un capitulo a parte que encabeza la magia elemental. Solo hemos querido incorporar a los Devas, de la misma forma que otros grupos se irán sumando a este apartado a fin de dar una visión lo mas completa posible y documentada sobre este mundo energético.

Sandra Graciela Gallo Selva
http://devasyangeles.blogspot.com.es/
http://rincondehadasyduendesydemselementales.blogspot.com.es/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...