viernes, 22 de mayo de 2015

Tratamiento de Rayimat para la Prosperidad. Semana 4



Tratamiento de Rayimat para la Prosperidad. Semana 4
“El universo quiere darte todo. En el momento que cambias tu vibración para la abundancia, el universo comenzara a enviarte personas, situaciones y oportunidades que reflejen tu estado interior”. Peggy McColl.
Día 22: Lunes. Señor, ilumina mi prosperidad
Enfoco mi atención en ti, mi Divina Presencia de Dios para recibir tu Luz Celestial y así lograr que toque mi mente y la hagas salir de toda oscuridad.
Me dirijo a ti, mi Padre Bendito y Amado para aceptar únicamente tu iluminación, que es la Única Verdad y que nunca puede errar.
Señor, que vea las soluciones adecuadas a los aparentes problemas que se vayan presentando, que pueda tomar los mejores pasos por el camino correcto, que las personas adecuadas se me presenten en los lugares y momentos adecuados para salir avante y en armonía en cada situación, que tu Luz este siempre a mi lado protegiéndome y haciéndome ver tu Divina Presencia sin olvidar que Tú eres mi Celestial Causa de todo bien.
Ilumíname Eterno Padre para comprender las cosas que debo cambiar, cómo debo proceder y cómo puedo aprovechar las excelentes oportunidades que Tú me das.
Gracias mi Victorioso Señor Divino, por permitirme recibir en este instante tu Sacramental Bendición y concederme reverentemente que te haga otra petición.
Ayuda Señor a nuestra patria, ilumina a los gobernantes de nuestro planeta para que ellos vean los caminos de la paz, prospera a todo buen prójimo y ensalza a los corazones de buena voluntad. Gracias mi bendito Señor y Dios Eterno.
Práctica
No des de mala gana, ni tires el dinero bruscamente encima de los mostradores. No pagues tus deudas con rabia o desaliento porque todo aquel que trate mal el dinero, está tratando realmente mal la bendición de la Divina Providencia. Así como tú quieres que te den, que te paguen, así mismo hazlo tú y verás los resultados.
Día 23: Martes. Yo Soy el resultado del amor
Hoy acepto que soy Hijo de Dios. Por lo tanto soy Hijo del Amor. YO SOY parte del Divino Amor Universal. Respiro Amor Celestial, por lo tanto mi corazón al latir y enviar mi sangre a los pulmones purifica mi vida y la activa con Amor Divino. Mi sangre, mis órganos, mis músculos, mis huesos y todo mi ser se invade por la radiante Luz del Amor Eterno.
El Amor Divino me sana, me protege, me bendice, me libera y me prospera en todos mis asuntos. El Amor Divino me limpia de todo odio, me corrige de todo error, me transforma liberándome de toda oscuridad y me salva de toda falsa posesión.
Me convierto en Amor Divino, porque soy instrumento de mi Señor, Dios y Rey Celestial. Bendigo a mi prójimo y lo envuelvo con la Radiante Luz del Fuego del Amor Celestial que Cristo Jesús deposita en mi corazón.
Mi mejor prosperidad está en Divina Actividad borrando toda escasez y mejorando mi liberación y poder adquisitivo para salir adelante en toda situación como resultado del Amor Divino que recibo en cada meditación.
Gracias Amado Padre por envolverme junto con los seres que amo y con toda la humanidad en tu Eterno Amor de Tu Luz Angelical.
Práctica
Hoy agradece a alguien que te haya dado algún bien y que nunca, o hace ya un buen tiempo, que no le manifiestas tu gratitud. Llévale un detalle, dale un abrazo [Así se extrañe] y dile con amor sincero «gracias».
Día 24: Miércoles. Mi deber y respeto
Clamo a ti Padre, por Tu Comprensión y Perdón. Sé que mi paz y prosperidad dependen de mi cambio para así poder obtener de Tu Divina Providencia las mayores bendiciones de Luz Espiritual. Como hijo de Tu Radiante Corazón, sé que tengo grandes Derechos de Conciencia por reclamar, pero también debo comprender que para recibir debo cumplir primero con mis DEBERES DE CONCIENCIA con la Ley Universal.
Debo aprender a respetarme y respetar a los demás. Debo comprender y practicar mejor la Ley del Perdón. Debo cambiar mi vocabulario evitando la vulgaridad, la queja, la crítica y la maldición. Debo llenarme de mayor optimismo y humildad en mis propósitos y metas a alcanzar. Debo comprender más a mi prójimo y bendecirlo por su salvación y bienestar… Solo así podré tener paz y como regalo del cielo obtener la tan anhelada prosperidad.
Gracias Señor porque siempre me escuchas y atiendes mis súplicas y sugerencias por el bienestar de mis hermanos de este hermoso planeta Luz-Tierra. Amén.
Práctica
Ofrece a una persona que lo merezca, un alimento de tu mano, puede ser una merienda o un almuerzo y deséale la mayor bendición de prosperidad.
Día 25: Jueves. Acepto ante ti Señor
Acepto ante Ti Señor Tu Victorioso Poder, el Resplandor de Tu Voluntad y la Bendición de Tu Divina Gracia Celestial.
Acepto ante ti Señor que he cometido error produciendo la mancha del pecado en mi alma. Acepto mi soberbia contra tus Divinas Leyes sin querer comprender Tu Sagrado Propósito de Salvación. Pero también acepto Tu Bondad y Misericordia para cambiar y recibir con mayor conciencia el bien que Tú me deseas proporcionar.
Acepto Señor la transformación de mi vida, la sanación de mi alma y el despertar de mi conciencia. Acepto una nueva vida en Cristo y la labor de Tus Bellos Mensajeros Angelicales. Acepto la dirección de Tu Rayo de Luz para que inunde mi existencia de sublime felicidad. Que todo éste bien que se entroniza en mi vida también se expanda y se proyecte a toda la Humanidad. Gracias mi Bendito Causante de mi Paz Espiritual. Amén.
Práctica
Busca una deuda y empieza a sanarla. Esto te traerá hoy (si hay buena voluntad de hacerlo) una grandiosa bendición.
Día 26: Viernes. Tu promesa espiritual
Con amor en mi corazón y con humildad,
invoco a la Amada Presencia de Dios
para que me envuelva en su Preciosa Luz
y así sea testigo fiel de mi consagración
a través de la siguiente promesa,
la cual pido a mi Señor sea bendecida
con su Divina Radiación.
Mi promesa es sólo contigo y
con la conciencia de mi Ser.
HOY MISMO, quiero y decido
trabajar encaminándome en el Sendero Espiritual
para el mejoramiento de mi vida,
procurando siempre derramar
todas las bendiciones necesarias sobre mis actos.
Prometo no volver a autocriticarme negativamente.
A menospreciarme o a rebajarme
por cosas insignificantes de la vida,
a ocultar mis talentos…
Por el contrario, prometo
practicar con paciencia las leyes de la vida,
concentrar mis fuerzas,
disciplinarme en el trabajo diario hacia mi superación,
buscar cada día una dosis de voluntad y sacrificio,
enfrentar los obstáculos y fracasos,
dominar el temor y las dudas.
Y por último, prometo hacer todo con amor,
amor por mí… amor por todo…
amor por mi prójimo y amor por Dios.
Prometo hacer todo cuanto de mi dependa
para cambiar mi vida en una
verdadera transformación espiritual.
Y así, triunfar como hijo de la Luz Celestial.
Señor y Dios mío, ayúdame en esta promesa
para tener la fortaleza necesaria y
encontrar la Victoria de Tu Gloria.
Así sea y así se cumpla.
Por el más Sagrado Nombre de Dios.
Amén. Amén. Amén.
Práctica: Comprométete al cambio
Es altamente indispensable la disciplina dentro de la práctica de la PROSPERIDAD. Es por esto, que a partir de hoy debes establecer el hábito de cambiar. En un año notarás grandes progresos de tu cambio, pero también te darás cuenta de la necesidad de seguir cambiando cada día más y más.
El cambio será tu aliado dentro del desarrollo de tu PROSPERIDAD y tu CRECIMIENTO INTERIOR. El cambio tanto interno como externo, te abrirá hermosos caminos donde notarás que la mano de Dios siempre había estado contigo, sólo que tú no le atendías.
Comprométete así mismo a cambiar el “ser gusano” que se arrastra por la tierra con el peligro continuo de ser pisoteado, por una majestuosa mariposa de resplandecientes colores que revolotea por el jardín de las oportunidades.
Tú serás lo que decidas ser. Recuerda: “UNO SE CONVIERTE EN LO QUE PIENSA.”
Hoy es día de hacer una PROMESA seria y solemne. Tú mereces lo mejor. Es hora de cambiar tus actitudes, energías y forma de vivir. Hoy la MEDITACIÓN DIARIA y la PRÁCTICA son una sola. Lee esta bendita PROMESA y trata de cumplirla al máximo, no solamente hoy sino siempre que la puedas recordar.
Día 27: Sábado. Hazme libre Señor
¡Oh, Señor! Mi Victorioso Libertador. Clamo a Ti mi Divina Presencia de Dios, clamo Tu Fuerza Ígnea para que pueda vencer las fuerzas oscuras que me encadenan y no me dejan recibir las bendiciones que con tanto Amor Divino, Tú, mi Señor, me quieres entregar.
Libera mis manos, desata mi alma, limpia mis sentimientos, purifica mi pensamiento, perdona mis pecados y ayúdame a tener la voluntad y el amor necesario para perdonar a todos aquellos que necesiten de mi perdón.
Hazme libre Señor, para que yo comprenda el alcance de Tu Provisión Celestial, actuando a través de mi vida, experiencia y mundo.
Hazme libre Señor, para que yo pueda ayudar y prosperar a los seres que amo, dándoles el amor, bienestar y la seguridad.
Hazme libre Señor, para que yo sea un canal de tu misericordia en cada prójimo; que ayude, ya sea por mi bendición hecha en tu Divino Nombre, o por todo sacrificio amoroso con que yo ofrezca el compartir de lo que tengo, ya sea físico, mental o espiritual.
Hazme libre Señor, para poder agradecerte por todo lo que me das. Te amo mi Dios y Divino Señor. Que mi humilde agradecimiento sea una alabanza para Ti. Gracias Padre. Amén.
Práctica: El perdón es la higiene del alma
Una de las mayores causas por la que muchas personas no pueden prosperar o enferman, es porque mantienen rencores guardados que truncan el Principio Universal de la Vida y de la Provisión Divina.
Es necesario purificar el ser interno. Para esto, no hay más remedio que la práctica del perdón. Pon hoy mismo el propósito de perdonar. Siéntate y medita en una persona que necesite de tu perdón. Trata de visualizarla con tus ojos cerrados, háblale mentalmente e imagínala recibiendo cariñosamente tu perdón. No te contentes con hacer este ejercicio una vez, es necesario que lo hagas varias veces. Jesús dijo que hasta setenta veces siete.
Al comienzo es un poco difícil, pero recuerda que LA PRACTICA HACE AL MAESTRO. Ten paciencia contigo mismo. La PRACTICA DEL PERDÓN se aprende poco a poco.
Sana tu alma; perdona hasta el cansancio si es necesario; perdónate a ti mismo por tus errores, a tus padres, a quienes te hayan hecho daño y hasta las situaciones desagradables que te hicieron pasar momentos difíciles.
Día 28: Domingo. Protección Divina
Hoy es día de cambio y resurrección.La fuerza siniestra querrá tentarte para que tú desistas y no continúes con este tratamiento. Hoy y todos los domingos ora con la siguiente oración de Protección Divina.
Tratamiento de Protección
1. En el Nombre de la Divina y Toda Poderosa Presencia de Dios « YO SOY EL QUE YO SOY », invoco amorosamente el Fuego Sagrado en mi corazón para que resplandezca la Voluntad amadísima del Padre con Fuerza y Poder, manifestando la fe de mi amor por el PLAN DIVINO DE DIOS.
Mi corazón es una Diamantina Luz AZUL-CRISTAL dirigiéndome en perfección en todas mis actividades, manteniéndome firme solamente en la aceptación del bien mío y el de toda la humanidad.
Gracias, gloriosa Luz de Poder, Rayo de Fe y resplandor de Protección. GRACIAS PADRE.
2. Por el más Sagrado Nombre de Dios «YO SOY», y el Amor de mi Cristo Interno, invoco en el Centro Luz de la Voluntad de Dios, al Amado Jesús, Ángel Maravilloso de la Misericordia y al amado Arcángel Miguel y sus Legiones de Ángeles protectores, para manifestarles nuestro amor, bendición y eterno agradecimiento por su asistencia y ayuda Amorosa a la evolución de la Humanidad de acuerdo con la VOLUNTAD DIVINA. Amén. Amén. Amén.
3. Amado Ángel del Gobierno Divino, entrego mi amor y bendición a ti por tu servicio a la humanidad. Dirige el Rayo Azul de la VOLUNTAD DIVINA sobre todos los: Gobiernos, Presidentes, Alcaldes, Directores, y hombres que tengan el Báculo del Poder, para manifestar el ORDEN DIVINO y trabajar de acuerdo con el Plan de Dios que es la Ascensión de todo nuestro Amado Planeta Tierra.
Gracias Amado Ángel por tu Servicio Sagrado.
4. Amado Arcángel Miguel, entrego mi amor y bendición a ti por tu Servicio de Protección y Defensa de la fe en la humanidad.
Envuélveme en tu CIRCULO ELECTRÓNICO DE LLAMA AZUL de Glorioso Poder para sentir la PROTECCIÓN DIVINA fluyendo a mí a través de tu Radiante y Diamantino Corazón.
Amado Miguel ven a mi derecha.
Amado Miguel ven a mi izquierda.
Amado Miguel ven a mi frente.
Amado Miguel ven a mi detrás.
Amado Miguel ven a mi arriba.
Amado Miguel ven a mi abajo.
Amado Miguel ven a mi centro corazón.
Amado Miguel ven a mí en una esfera protectora de Luz, aquí y ahora. (X3).
Hoz doy las Gracias Poderoso Príncipe Angelical.
5. Amado Maestro Jesús, entrego mi amor y bendición a ti por tu Servicio como Ángel Maravilloso de la Misericordia hacia toda la humanidad. Llena los corazones y mentes de todos los gobiernos en un solo foco de Luz radiante de AMOR Y PAZ.
Bendice a cada hogar en la UNIDAD FAMILIAR e ilumina nuestro Sendero para encontrar en nuestro Sagrado Templo de Vida el Cristo Interno en el altar de nuestro corazón. GRACIAS AMADO MAESTRO.
Práctica: Bendecir el dinero
Bendice todo dinero que recibas o pagues, sea o no tuyo. Ten cuidado de lo que piensas, sientes o dices cuando tengas dinero en tus manos porque esa energía eflúvica puede perjudicar el fluir natural de tu prosperidad. Piensa y bendice el poder multiplicador de tu dinero invocando la Providencia Divina. Un ejemplo de bendición sencilla para el dinero puede ser la siguiente:
"El Amor Divino de la Magna Providencia bendice y multiplica millonificadamente este dinero tanto para mí como para todo aquel que lo reciba en armonía. Que así sea y así se cumpla en mi prosperidad y en la prosperidad de toda la humanidad. Gracias Padre. Amén."
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...