jueves, 19 de marzo de 2015

LIBRO ANGELES METAFÍSICOS CLASE CUATRO (ENCUENTRO ANGELICO II) SEGUNDA PARTE.

LIBRO ANGELES METAFÍSICOS CLASE CUATRO (ENCUENTRO ANGELICO II)


INVOCACIONES Y ORACIONES
Invocaciones Matinales
A los Devas de Ceremonias
Hermanos de las huestes dévicas,
Venid todos en nuestra ayuda.
Dadnos vuestro ígneo poder dévico
Como os damos nuestro amor humano.
Llenadlo todo con poder y vida;
Participad con nosotros en los trabajos de esta tierra
Para que la vida formal se torne libre.
A los Ángeles de la Música 
¡Salve, Devas de la Música!
Venid en nuestra ayuda.
Entonad para nosotros cantos de alegría.
Llenadnos con vuestra divina armonía.
Despertadnos para que podamos oír vuestra voz.
Armonizad nuestros oídos con vuestro canto.
Animad nuestra música terrena con vuestra luz.
Participad con nosotros en los trabajos de la Tierra.
Que los hombres oigan las melodías que cantáis
Más allá de los reinos del Tiempo y el Espacio.
A los Devas Guardianes del Hogar 
¡Salve, Ángeles Guardianes del Hogar!
Venid en nuestro auxilio.
Participad con nosotros en nuestra labor y recreación.
Estad con nosotros para que oigamos vuestros vuelos
Y sintamos vuestro aliento en nuestras mejillas.
Acercaos y sentid nuestro amor humano; 
Tomad nuestras manos en las vuestras.
Relevadnos por algún tiempo
Del agobio de esta carne.
Permitidnos participar con vosotros 
De vuestra admirable libertad por el espacio,
De vuestra inmensa vida en el aire soleado,
De vuestra gran intensidad jubilosa,
De vuestra unidad con la Vida.
Ayudadnos a trabajar y recrearnos, 
De modo que se acerque el tiempo
En el que toda nuestra raza 
Os conozca bien
Y os salude como hermanos peregrinos
En el sendero de Dios.
¡Salve Ángeles Guardianes del Hogar! 
Venid en nuestro auxilio.
Participad con nosotros en nuestra labor y recreación,
Para que la vida interior sea libre
A los Ángeles Constructores 
¡Salve, huestes dévicas constructoras!
Venid en nuestro auxilio.
Ayudad a este nuevo nacimiento
En el mundo de los hombres.
Fortaleced a las madres en sus dolores. 
Enviad vuestros ángeles de bien,
Que atiendan el lecho del nacimiento
Y asistan a la alborada
De esta nueva vida.
Dad al niño que viene
La bendición del Señor.
¡Salve, huestes dévicas constructoras! 
Venid en nuestra ayuda.
Ayudad a este nuevo nacimiento
En el mundo de los hombres,
Y que su Divinidad interior pueda verse en libertad.
A los Ángeles Sanadores 
¡Salve, Devas del Arte de Curar!
Venid en nuestra ayuda.
Derramad vuestra vida que cura
En este… (Dígase lugar o persona)
Que toda célula se cargue de nuevo 
Con fuerza vital
Dad la paz a todo nervio.
Que el sentimiento atormentado se calme.
Que la marea creciente de la vida 
Inflame todo miembro
Para que vuestro poder curador
Restablezca alma y cuerpo.
Dejad aquí (o allí) un ángel que vele, 
Conforte y proteja,
Hasta que vuelva la salud o la vida se aleje,
Para que mantenga alejado todo mal,
Acelere el retorno de la fuerza,
O conduzca a la paz donde cese la vida.
¡Salve, Devas del Arte de sanar! 
Venid a nuestra ayuda
Y participad con nosotros de los trabajos de esta tierra.
Que Dios se vea libre en el hombre.
A los Ángeles de la Naturaleza 
¡Salve, Devas de tierra y cielo!
Venid en nuestro auxilio.
Dad fertilidad a nuestros campos.
Dad vida a todas nuestras simientes,
Para que esta nuestra tierra sea fructífera.
¡Salve Devas de tierra y cielo! 
Venid en nuestro auxilio.
Participad con nosotros en los trabajos
De nuestro mundo.
Que la Divinidad interior sea libre.
A los Ángeles de la Belleza y el Arte 
¡Salve, Ángeles de la Mano de Dios! 
Venid en nuestra ayuda.
Imprimid en nuestros mundos
De pensamiento, sentimiento y carne
Un sentimiento de Belleza Divina.
Ayudadnos a percibir la visión del YO, 
A reconocer en todas las cosas creadas,
La Belleza del Yo.
Que a través de la Belleza encontremos,
Profundamente oculto tras velos externos,
De color, línea y forma,
El verdadero YO.,
Así habiéndonos ayudado,
Inspirados con el poder
De expresar en nuestras vidas
Todo cuanto hayamos visto,
La Bondad, la Verdad y la Belleza.
Permitid que os veamos y conozcamos, 
Ángeles de Su Mano;
Que al veros aprendamos a participar
En vuestra tarea de sembrar belleza por El mundo.
¡Salve, Ángeles de la Mano de Dios! 
Venid en nuestro auxilio.
Participad con nosotros en los trabajos de la tierra.
Para que la belleza interior pueda revelarse.
Himnos Vespertinos de Plegaria y Acción de Gracias 
Que las bendiciones de lo alto 
Fluyan y embellezcan al amor humano,
Que por gratitud enviamos a vosotros
Los Ángeles protectores del día.
Aceptad nuestro amor y oraciones de gratitud 
Y ayudadnos a vivir y trabajar de tal modo
Que siempre y día tras día
Vuestras huestes nos encuentren
Cada vez más con vosotros.
Imploramos esta noche vuestra tutela para todos; 
Estad con los niños, los ancianos y los enfermos.
Rodead sus lechos con las alas de la vida y la paz.
Protegedlos, os rogamos, hasta la aurora
Y que, al volver una vez más el sol
A darnos vida, calor y luz,
Volvamos a empezar nuestras obras
Con salutaciones y alabanzas
A Aquel que es Padre de todos nosotros.
Que muy juntos todos 
Sus humanos y angélicos hijos
Trabajen en Su Nombre
Para alcanzar el glorioso día
En que en nuestro mundo y el suyo
Reine sólo su Voluntad. Amen.
La noche nos congrega al cerrar nuestro terrenal día, 
Y ahora aquí nos congregamos, nuestra angélica hueste,
Para ofrendarte nuestro amor y gratitud,
Para darte las Gracias por tu servicio.
Que Aquellos que trabajan siempre, noche y día, 
Derramen sobre ti múltiples bendiciones,
Te envía su Amor y gracia sobrehumanos,
Que su Compasión y Vida te colmen
Hasta que rebosantes corrientes de amor caigan
De ti hasta nosotros y retornen otra vez a ti,
Uniendo nuestros corazones con vínculos fraternos,
Enlazándonos con lazos de amor divino.
Te rogamos que siempre respondas a nuestra llamada,
Porque siempre estarán para ti abiertos nuestros corazones.
Acercaos más, benditos mensajeros de Dios.
Queremos oír a Dios en el batir de vuestras alas.
En silencio y serenos de corazón y mente 
Te saludamos al cerrarse el día.
Que Él te envuelva en sus eternos brazos
Hasta que su esplendor y júbilo brillen en ti.
Bendito seas, permanece con los niños esta noche. 
Permanece con los ancianos y enfermos.
Que cada lecho tenga su ángel guardián
Para que todos duerman en paz y despierten a tiempo
De sentir la presencia del guardián, aún con ellos. Amén.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...